29 Ene

Eslovenia, capitulo 14: There and back again

En nuestra tercera jornada consecutiva de viaje, arrancamos pronto del albergue de Toulouse, desayunamos en una gasolinera con los restos del bote que quedaba, y condujimos… condujimos… condujimos..

(recomendado verlo en vimeo, ya que por alguna razón no permite verlo en HD en el blog)

Hasta que aparcamos frente a la casa de Xabislav para descargar, y alguna rata de cloaca me robó las gafas de sol. Sí, en el mismo centro de Bilbao, a las 2 de la tarde, y con una patrulla de munillos delante.

Pues te fastidias*, rata de cloaca, eran graduadas!

(* a menos que tuvieras 3.5 dioptrías en cada ojo, en ese caso te salió redondo, pero sigues siendo un gusano)

20 Ene

Eslovenia, capítulo 13: Super Monaco GP

Muerte.

Tocaban muchos kilómetros, y encima había tocado pasar una noche de sufrimiento gástrico (sólo Bayumir), así que pocas horas de sueño.

La parte buena fue el auténtico homenaje que nos preparó el señor del 5 vie de Bérgamo, (o su mujer), en forma de épico desayuno con fruta fresca, café recién hecho, tostadas humeantes aún, y mantequilla y mermelada. Y un bizcocho recién hecho por su mujer!!!!! Todo ello servido en la agradable y enorme terraza del bed and breakfast. Completamente épico.

Con los estómagos bien agradecidos emprendimos el viaje hasta Toulouse, que tendría muy pocas paradas.

Tras muchas horas de viaje llegamos a entrar en Mónaco, una ciudad horrible. Calles estrechas, apretadas, empinadas, construcciones tipo Benidorm, sin alma, sin estilo. Cuando por fin conseguimos encontrar el circuito de F1 para recorrer algunos tramos del mismo, pasamos por el centro, y sólo entonces vimos algo de su famoso lujo y tontería.

Monaco desde arriba

En general, una ciudad infame, como cabría esperar de un sitio cuyo único fin y origen es el dinero (más concretamente el dinero de los horteras).

Cuando conseguimos salir de ese infierno de callejuelas, túneles, rotondas mal señalizadas y gentuza, seguimos nuestro eterno camino hacia Toulouse, pasando por gasolineras, grandes urbes, e incluso un incendio junto a la autopista, por el que nos pasaron varios hidroaviones con bolsas de agua a escasos metros.

Ya casi por la noche, después de más de 12 horas, llegamos a Toulouse, donde nos metimos de lleno en el barrio moro, que era donde Xabislav había cogido el hostel. El hostel estaba muy bien, era albergue de peregrinos, pero no lo disfrutamos demasiado, ya que salimos a encontrarnos con el amigo de Xabislav que vive en Toulouse, y que nos llevó a comer unas crepes saladas increíblemente ricas, y luego nos llevó un poco por los antros nocturnos de Toulouse, aunque nos retiramos rápido ya que la molida del viaje era terrible, y al día siguiente tocaba más…

 

14 Ene

Eslovenia, capítulo 12: Il Circolino

La conexión Ljubljana-Bérgamo iba a llevar un buen rato, así que decidimos salir pronto de la capital Eslovena para aprovechar algo la tarde en la encantadora Bérgamo.

Un escueto desayuno a base de tostadas con nocilla y té, pagar en efectivo (empezaba a estar de moda que en ningún sitio aceptaran tarjetas), y despedirnos de Ljubljana.

En realidad la distancia era de poco más de 400 km, pero siempre hay cosas con las que te topas. Además, habría estado bien parar en Venecia de camino, pero precisamente al llegar a Venecia nos encontramos la gran caravana, formada por coches que entraban y salían de la ciudad de los canales. Entrar habría sido bastante infierno, así que seguimos adelante, topando con algunas caravanas adicionales.

Bérgamo

Llegamos a Bérgamo hacia el medio día, con un calor fuera de lo normal. Aparcamos en el mismo centro de Bérgamo para encontrar el 5 vie Bed and Breakfast, pero costó lo suyo, y de hecho tuvimos que llamar al dueño, ya que no tiene ningún tipo de distintivo ni señalética.

Al final el tipo vino a buscarnos y nos llevó a… su casa! El espectacular bed and breakfast, una casa decorada de película de los años 40, con techos altos, grandes puertas blancas, era en realidad un ala de la casa en la que vivía el tipo este con su mujer y su hija. El sitio era caro, pero en realidad estabas alquilando dos habitaciones y un baño de una casa terrible. Lo mejor era la terraza. Gigante, con una mesa, sombrillas, muchas plantas y relajación.

Flipando con la terraza

Y con las camas

Aunque algunos no necesitan cama

El señor del B&B, que era un encanto de hombre, desde el minuto uno nos estuvo vendiendo lo guapas que eran las mujeres italianas, especialmente las bergamasche, que eran lo mejor del mundo… no como las holandesas que son «bruttisimas» (entiendo que brutta es fea en italiano :D). Qué italiano más estereotípico: camiseta de tirantes, rechoncho, simpático, y desde el principio hablando de mujeres y comida :D

Lo que nos dio después fue el arca de la alianza del aparcamiento en Bérgamo: su tarjeta de aparcamiento. Por lo visto el aparcamiento en Bérgamo es casi imposible, y las tarjetas de aparcamiento son un artículo de lujo que casi casi sólo puede conseguirse con contactos en la mafia :D

Así que nos acompañó a poner la tarjeta, nos dijo que podíamos quemarle la casa pero que no perdiéramos esa tarjeta de ninguna manera, y después nos recomendó echarnos la siesta, y cuando el calor bajara, visitar el centro de Bérgamo, y subir a la colina donde está la ciudad vieja y el castillo. Allí debíamos buscar il piccolo circolino de nosequémovidas. Se trataba de un restaurante que fue una cárcel, y se comía comida tradicional italiana por poco dinero.

Preparados para los bocatas (o algo)

No dudamos en hacerle caso, después de uno de nuestros últimos bocatas en la espléndida terraza del 5 vie, nos echamos una siesta en aquellas camas de peli de época con cabecero de hierro forjado y mullidos colchones, que nos permitió salir descansados al centro de Bérgamo.

Es una ciudad muy atractiva y agradable, con un centro peatonal con bastante vidilla. Esto en la parte baja.

La ciudad vieja

Xabislav es portero de funicular

Cogimos el funicular para subir a la parte alta, donde está la ciudad antigua y todo el patrimonio cultural de Bérgamo, iglesias, duomos, castillos, y calles peatonales estrechas llenas de pequeños comercios y bares que fabricaban su propia cerveza… Un ejemplo a seguir. Eso sí,  estaban todos vacíos.

Muy italiano

Dimos una buena vuelta por la colina de Bérgamo, sus calles y sus iglesias, y hasta nos ofrecieron un tour gratuito guiado por los diferentes edificios, pero lo rechazamos, ya que somos así de duros y no nos gusta estar atados…

Cuando apretó el hambre buscamos el Circolino, el restaurante recomendado por el crack del B&B. Costó un poco encontrarlo, ya que estaba en una subcalle. El restaurante estaba en un gran patio cubierto de plataneros, con un montón de mesas y muchísima gente. Al parecer, a pesar de estar escondido, era un sitio mítico.

Il Circolino y su birra

Conseguimos una mesa y nos pedimos unas pizzas y unas cervezas de la casa. Parece que en Bérgamo el que no fabrica su propia cerveza no es nadie.

gud yob

Las pizzas estaban perfectas, tal vez las mejores del viaje, sólo compitiendo con las de Ljubljana; las cervezas no tan buenas, pero de todas formas pagamos muy poco por la cena de los 5.

Hablando sobre dinero negro y fugas de capitales

Un paseo nocturno nos llevó andando hasta el centro de Bérgamo, bajando por el lateral de las murallas, donde al parecer se concentraba toda la fiesta de la ciudad, que no era poca. Todos con su scooter, que casi casi metían hasta los bares, y buen ambiente.

Seguimos hacia abajo de todas formas, ya que el día siguiente iba a ser el peor del viaje: casi 1000 km hasta Toulouse.

Pillamos la cama del 5 vie de muy buen grado, aunque algunos no tuvimos una noche tan buena como cabría esperar: las pizzas se cobraron alguna víctima.

 

10 Ene

Eslovenia, capítulo 11: Low battery

La noche fue dura en el Zeppelin Hostel Ljubljana. Mucho calor, ventana abierta, y por ende, también mucho ruido de la calle. Además algunos roncaban un poco. Que se lo digan a la simpática australiana con la que compartíamos habitación, y a la que se le transformó la cara cuando le preguntamos qué tal había dormido.

Nos dispusimos a desayunar en su buena compañía, en la que nos contó que era australiana de padres croatas y hablaba un poco de las lenguas eslavas, y que era una viajera incansable (el tipo de gente que suele haber en los hostels). Después de unas tostadas de nocilla, una conversación entretenida con la australiana, y sacar a Xabislav de su ensimismamiento con el móvil, arrancamos para ver Ljubljana en uno de los primeros días que no íbamos a usar el coche.

El centro de Ljubljana es encantador, calles anchas, adoquinadas, pequeños comercios y mercados de fruta en la calle. Recorrimos varias de las calles principales, parando en toda tienda que viéramos, ya que teníamos todos pendiente la tarea de los souvenirs.

Después del mercado de fruta, subimos al castillo (otra subida mañanera, y ya iban 10)

Puertas Bayumir

quién hubiera pillado una de estas...

El castillo en lo alto de Ljubljana, que en nuestra primera noche vimos iluminado desde la azotea del TOP, merece la visita. Sin embargo la mayor parte de las instalaciones visitables son de pago por lo que nos dedicamos a deambular por el patio, y la única torre a la que se podía subir. El castillo estaba convertido en un centro cultural, en el que había proyecciones de cine al aire libre y otros eventos, así que lo tenían bastante bien aprovechado.

Volvimos a bajar al centro para seguir con nuestra interminable e infructuosa búsqueda de regalos, que sólo nos llevó al agotamiento.

de vuelta en el centro

Parece que hay chismes de estos en todos los puentes de europa

Cuando era mediodía, después de vagar por las calles y puentes de Ljubjlana, más o menos habíamos conseguido todo, así que elegimos un buen restaurante en el centro para darnos un pequeño homenaje. Fue una buena elección, pero las botas que nos pusieron requirieron de una pequeña siesta en el hostel, al que no tuvimos más remedio que volver.

Agotamiento extremo

Allí volvimos a intercambiar impresiones con la simpática australiana, que ya se iba a otra ciudad. Después de una reparadora siesta, volvimos al garbeo por la capital, pero con las ideas puestas en lo que iba a ser nuestra tarde: ir al cine! Últimamente no hay un viaje que libre de ir al cine, y éste no iba a ser menos. En este caso, la peli a ver era Prometheus (Prometej, en esloveno), que acababan de estrenar y tenía lo suyo verla con subtítulos eslovenos.

Prometej

En Ljubljana no hay cines, así que tuvimos que coger el coche para ir a un mega centro comercial, donde pudimos hacer unas compras de última hora, comer unos bocatas de mortadela recién cortada en el súper, y esperar a ver la peli.

Visión nocturna?

Al salir del cine el debate sobre la peli estaba animado sobre las locuras que salían en ella, aunque con el tiempo y la perspectiva, la peli ha perdido bastantes enteros.. Es lo que tienen las creaciones del señor Lindelof…

Ya en Ljubljana intentamos salir un poco a tomar algo, pero no había gran cosa donde elegir, así que fuimos a un irlandés bastante interesante que había cerca del hotel, y que a las 12 nos cerró.

Nos fuimos a dormir, que falta nos hacía. Al día siguiente volvían a tocar los kilómetros y kilómetros a los que ya nos habíamos habituado.. Esta vez era para volver a casa.

06 Ene

CONCURSO DE PELIS!!!!

Ya es oficial! El cartelito a continuación:

También he modificado el menú de la cabecera, con una sección para el concurso donde podréis encontrar la normativa y otras secciones que tenía hechas de antes pero no publicadas.

El menú del concurso:

Pelis->Sección con todas las viñetas de pelis publicadas (aún no sale nada claro)

Normativa->Sección con la normativa

Puntuaciones->sección con las puntuaciones.

DE la normativa recomiendo leer cómo participar y sobre todo la parte de puntos del sabor que puede nivelar o desnivelar el juego muy risas-mente!

en 3 viernes, primera peli!!!

(y entre tanto pondré un poco de eslovenia)

01 Ene

Propósitos del nuevo año

Quiero dar un poco de vidilla al blog, al margen de las entradas sobre viajes, que llevan muchísimo tiempo, y ahora el tiempo escasea, quisiera seguir poniendo viñetas para darle vidilla al tema, pero que no me lleven tanto tiempo.

Atrapado en el máster

La idea es hacer un concurso  de pelis interpretadas por Calabacín. Haré una escena mítica de alguna peli, lo mejor dibujada que pueda, y se tratará de adivinarla. Las pelis se publicarán el último viernes de cada mes y podrán responderse hasta que acabe el año (igual si alguna no sale, se ponen pistas durante las semanas siguientes). Obviamente el punto se lo llevará el primero en contestar a través de los comentarios del blog. Al cabo de 12 pelis sumamos puntos y premio a fin de año. Habrá otros sistemas para conseguir puntos, para que no ocurra que alguien acierte las 6 primeras y el concurso muera… Ya pondré una normativa de las mías! :D

Cuidao, el premio no será trivial como otras veces, esta vez tendrá más enjundia (estoy barajando paletilla de jamón, libro de Calabacín exclusivo firmado por el notable autor, u otros por desvelar…)!

Permanescan a la escucha!