05 Nov

Namibia, capítulo 7: Paulus el destroyer

_MG_5916

Halali Camp se cerraba a las 6 de la tarde, cuando empezaba a oscurecer y las bestias salían a comerte. Pero también se abría muy pronto, a eso de las 5.30, por lo que muy pronto había grupos de turistas que levantaban campamento estruendosamente y salían hacia los animales.  Así que nosotros nos levantamos bastante pronto también, sin que esto supusiera más sueño, ya que también nos dormíamos prontísimo. Desués de desayunar nos fuimos a dar un garbeo por todo lo que se podía andar sin coche en las inmediaciones de Halali, que básicamente suponía recorrer el perímetro del camping y poco más. Había una especie de montículo junto al waterhole con unos árboles muy bizarros que daba para un paseíco de 45 minutos. Después salimos con el coche a explorar por nuestra cuenta, pero no vimos mucha cosa en toda la mañana. Si no tienes un guía conectado por walkis con otros guías que saben dónde está el meneo, dependes enteramente de la suerte para ver bichos, y puede que no veas ninguno reseñable, aun estando en un sitio como Etosha.

_MG_5918

Algunos springboks, alguna cebra y poco más. Pero después, por la tarde, llegaría el espectáculo. Habíamos contratado un guía para que nos llevara por los caminos chachis que conocía y conectado con otros guías. Como la gente viene en todoterreno es poco habitual que la gente contrate guías, pero está bien por las razones anteriores y porque te explican cosas de los animales. Además, nos costó unos 20 euros por persona y nos dio una vuelta de casi 4 horas, así que está bien rentabilizado.

El guía en cuestión  según llegó nos demostró quién tenía TODO EL SWAG DE NAMIBIA. De hecho, más que namibio parecía un tipo que acababa de llegar en vuelo directo de algún club de moda de Los Ángeles con sus amigos raperos. Llevaba la visera de lado, (sí, como el príncipe de bel air), y lo primero que hizo cuando llegó y nos montamos fue dejarnos en el jeep y largarse a hablar con otro tipo de la reserva al que saludó con algún tipo de saludo de negros enrevesado e irreproducible, con un choque de manos en lo alto, luego algún tipo de giro y alguna interacción entre los dedos. Al volver, subió al jeep y dejó su puerta abierta, arrancó y aceleró, cerrando la puerta con la inercia del coche en movimiento. El resto del camino estuvo conduciendo medio sentado de lado y cogiendo el volante por la parte derecha con su mano izquierda, pasando el brazo entero por encima del mismo.

_MG_5919

Poco después de arrancar nos empezó a comentar que se llamaba Paulus y su hermano Saulus, y nos contó detalles extraños de su vida. Lo mejor es que a diferencia de los demás namibios que habíamos conocido, este hablaba con acento americano (más específicamente acento de negro de The Wire). Se refería constantemente a los animales como «that bitch» o «that motherfucker is lazy». Era muyyyy mofa.

_MG_5920

_MG_5921

_MG_5923

_MG_5926-2

Pero al margen del folklore, Paulus nos contó un montón de detalles de la fauna (y flora) de Etosha, y hay que decir que era muy buen guía (algo que obviamente no está reñido con todo lo anterior)._MG_5928

_MG_5932

Vimos kudus, impalas, cebras, jirafas, sprinkboks, los minispringboks que no recuerdo su nombre, y una interesante familia de elefantes a la que estuvimos siguiendo un rato. Paulus nos contó que al final de la época seca en la que estábamos, muchos animales no podían seguir viviendo porque no había comida y morían en mayor número que en otros momentos del año, lo que facilitaba mucho el trabajo a depredadores. También nos dijo que los leones son extremaaaadamente vagos y generalmente están todo el día durmiendo (también las leonas, que son las que se lo curran normalmente ). Por la noche van a beber agua y si hace un tiempo que no han comido y hay hambre pues igual entonces deciden cazar algo. Por eso no era raro ver leones junto a posibles presas juntos, básicamente no siempre tienen hambre y tampoco matan por diversión, así que tampoco se la juegan tanto los bichos.

_MG_5934-2

_MG_5935-2

_MG_5937-2

_MG_5940

_MG_5941-2

Los elefantes también se ven afectados por la sequía, parece que cuando no hay verde empiezan a comer raíces (de hecho vimos como arrancaban plantas con una pericia increíble, sujetándolas con la trompa y dándoles una patada cuando están en tensión!!). Las raíces son un problema porque llevan mucha tierra que van desgastando los dientes de los elefantes y llega un momento que con los dientes no pueden comer porque los tienen muy desgastados, y se mueren de hambre. Así que a esperar a las lluvias.

_MG_5948

_MG_5951-2

_MG_5956-2

_MG_5957

_MG_5960

La técnica de la patada

Otro bicho muy risas que vimos es el pájaro secretaria (creo que se llama de otra forma pero Paulus lo llamó así), que es un pajarraco enooorme que no da la sensación de que pueda volar, pero sí que vuela. Y nos contó que tiene las patitas básicamente hechas de hueso y que no tiene prácticamente carne porque le atacan mucho las serpientes y así no tienen donde pinchar.

_MG_5966

Al pájaro secretaria sólo le faltaba un maletín, con esa cabeza y ese plumaje bien podría llamarse pájaro abogado.

_MG_5967

_MG_5969

También vimos algún chacal, que son como perros pequeños, se alimentan básicamente de restos, así que no parecían muy peligrosos, casi daban ganas de acariciarles la barriga. Y ahí estaba el mayor riesgo, ya que parece que transmiten la rabia con mucho ímpetu.

_MG_5971

_MG_5973

_MG_5977

Después del largo y extraño paseo con Paulus volvimos al camping justo antes de que cerrara las puertas, y nos fuimos a dar un baño a la pisci, que molaba mucho más que las de otros campings, de hecho el baño estuvo acompañado de unas hamacas, un libro y unas birras.

Por la noche fuimos de  nuevo al waterhole, pero estuvo mucho menos animado que el día anterior, sólo unos rinocerontes y un montón de springboks se acercaron.

4 thoughts on “Namibia, capítulo 7: Paulus el destroyer

  1. Y no tenéis foto de Paulus? Me he quedado con la intriga de sus pintas,jaja.
    Después de Tailandia tengo claras las diferencias entre elefantes africanos y tailandeses,jeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *