20 Mar

Kiwi el Aucklander 13: Coromandel Connection

Hace unos días hicimos una nueva incursión al sur. Para adentrarnos un poco más que las incursiones de día, cogimos unos alojamientos y unos coches y nos adentramos en la península de Coromandel. Esta península está a una hora de barco de AKL, pero si vas en coche son 2, ya que tienes que bordear toda la bahía. En los mapas parece al lado pero las distancias aquí siempre son más de lo que parece. Coromandel es una península prácticamente deshabitada, con espectaculares acantilados de piedra caliza y playas larguísimas. De no ser por que uno de sus principales highlights salía en las Crónicas de NArnia, sería un destino más bien obviado por los turistas, ya que está realmente a desmano. Sin embargo, salir en una peli siempre tiene su impacto, así que la parte más al sur de la península está llena de motorhomes y furgos camperizadas.

Salimos hacia allí por la tarde, tardando casi 3 horas en llegar a nuestro destino en Whangamata. Las caravanas de por la tarde en la autopista son mortales. Aquí alguien necesita que le gestionen el tráfico. Unas buenas predicciones y adaptaciones…

Mientras unos se quedaban en Thames para tomar un refrigerio, otros subimos a hacer un trekking en el Coromandel Forest park, pero habían cerrado el acceso al mismo por alguna obra en la carretera, así que nos quedamos a medias y estuvimos viendo una presa que había cerca. Resulta que Coromandel fue una zona muy activa en cuestiones de minería de oro y había bastantes represas, tiendas que te vendían cedazos y alguna otra curiosidad minera.

Llegamos ya en noche cerrada y nos pusimos a cenar en la chabolita que habíamos alquilado para los 5 y medio, y no tardamos mucho en meternos al sobre.

Por la mañana arrancamos hacia Cathedral Cove, el sitio que salía en la peli. Se trata de una cueva que es atravesada por el mar, y cuando baja la marea puedes cruzarla y pasar a otra playa que hay al otro lado. La marea bajaba a las 7 y subia a la 1, así que la idea era ir más bien pronto. Pero hasta las 11 no estuvimos en el parking, y luego hay que coger una lanzadera que te lleva hasta el acantilado. DEsde el acantilado hay casi una hora andando. Todo apuntaba a que no íbamos a llegar a tiempo. Sin embargo, el paseo por el acantilado era brutal.

 

DEsde el acantilado se iban viendo una sucesion de calas con aguas turquesa, arena blanca, paredes también blancas y bosque tupido, que parecían sacadas de una peli.

Al final conseguimos llegar a eso de las 12 y media a la playa, que era bastante bonita, y en la que había mucha gente bañándose y mucha otra gente echando fotos.

Debajo del arco que daba nombre a la playa, se podía cruzar, aunque a esta hora ya llegaba el agua hasta un nivel complicado, a la playa siguiente. Y se veía la roca tan típica que aparece en la portada de la guía de Nueva Zelanda.

Yo vine pensando que la visita a  CAthedral Cove era una cosa de 10  minutos, de aparco el coche, echo las fotos y me voy, pero al final es mucho mejor ya que entre el trekking, las fotos a la piedra, a la cueva, visitar la otra playa, y echarse un baño, echas casi la mañana entera.

En el camino de vuelta además fuimos parando en algunas de las calas que hay y aunque no pudimos meternos, porque la marea estaba muy alta, prometían bastante.

De hecho en una de ellas, hay una especie de “ruta de snorkel”, que no sabemos muy bien a qué se refiere, pero había bastantes personas iniciando esa ruta. Parece ser que te metes por esa playa y acabas en otra

A eso de las 3 nos fuimos a comer a Hahei, el pueblo principal, turístico, por el tema de la cueva, pero bastante pequeño (tendría 200 o 300 habitantes como mucho),  y encontramos un garito para comer costillas brutaleeeees. Así que nos pusimos finos. Pero después nos fuimos a comer un helado. Los helados que he probado en NZ hasta ahora son un poco sin más. Aunque hay un sabor hockey pockey que está hecho de miel y está bastante bueno, en general no se puede hablar muy bien de ellos.  Sin embargo hay una variante que los llaman de fruta fresca, en la que meten un bloque de helado de vainilla y un montón de frutas en una batidora y te hacen un helado con frutitas al momento.

Esos son los que había en Coromandel, y no sólo estaban muy buenos al meter mango a la vainilla (sabía un poco a solero), además, como lo hacen con una especie de churrera, te rellenan el cono hasta abajo del todo, así que tienes helado hasta decir basta. Eso sí, cuando llegas abajo es bastante probable que la última parte esté derretida.

nos pusimos finos con los helados de a kilo, y nos fuimos hasta el otro gran highlight de Coromandel, que en realidad está al lado de Cathedral Cove. Se trata de la hot water beach, y es una playa bastante grande, que tiene una zona por debajo de la cual pasa un río de aguas calientes. Entonces puedes cavar agujeros y te encuentras con agua calentita.

Lo primero que llama la atención de esta playa es llegar y encontrártela vacía, salvo por una zona que está llena de socavones y gente acurrucada, mientras otros cavan. Parece una escena de Hermanos de Sangre donde todo el mundoe staba cavando sus fox holes mientras caían pepinos de los alemanes. Era en cierto modo dantesco. Pero lo bueno es que sabíamos dónde estaba el agua caliente.

A mí la idea de cavar un agujero para encontrar agua caliente me pareció una chorrada desde el principio, pero la verdad es que cuando te pones tiene su miga, porque hay sitios que sale medio tibia, en otros tienes q cavar más, se te viene abajo el agujero, mientras ves cómo los de al lado ya tienen su super agujero calentito… Que el punto no es bañarse en el calor, si no dar con el sitio. Es más un rollo de buscar el spot que otra cosa.

Estuve un buen rato cavando en un sitio que si metías el pie en la arena lo suficiente estaba caliente, pero era un poco fraude. Hasta que descubrimos un sitio más cerca de la orilla que no es que estuviera caliente, es que abrasaba. Llegó un momento de la perforación en el que salía humo del agujero. Así que nos echamos nuestras buenas dos horas en la playa haciendo prospecciones.

agujero vagamente humeante con agua que estaría a unos 60º

Después de aquello partimos a la compra y hacia nuestra nueva casa, en el norte de la península.

Al día siguiente partimos caminos, ya que unos nos decantamos por un plan más de meter el todoterreno en caminos de cabras y ver el cabo norte de la península, y otros hicieron algo más tranquilo por las carreteras normales.

El primer sitio al que llegamos era un pequeño bosque de Kauris. El Kauri es uno de los árboles nacionales, que sólo se da aquí, y que está muy amenazado por algún tipo de enfermedad que se ha traído desde fuera. En todos los sitios de bosque hay cepillitos y desinfectante para los pies para no arrastrar el hongo al bosque. Los kauris son unos bicharracos enormes, con troncos blancos, hojas pequeñas y duras y que viven muchísimos años (y crecen muchos metros a lo alto y ancho). En otra parte de la isla norte hay uno que se estima que tiene 3000 años. Iré a verlo dentro de poco.

También vimos una cascada cerca de los kauris, aunque era decepcionante. En realidad, casi todas las cascadas que he visto después de Islandia me han decepcionado un poco, exceptuando quizá algunas muy llamativas de Austria. Bajamos de allí a Coromandel Town y de ahí arraancamos por la costa oeste hasta el cabo norte. La carretera deja de serlo después de Coromandel town, y pasa a ser un horrible camino de cabras, por el que habíamos alquilado un todoterreno en vez de un coche normal.

Las vistas desde el camino están muy muy bien. Uno no se espera viendo los alrededores de la isla norte que aquí, en esta península haya un macizo en medio con montes bastante altos que bajan abruptamente hasta la costa, formando acantilados y campas verdes. Recuerda un poco a paisajes que vimos en el norte de Noruega, aunque con más y más variada vegetación.

Desde el camino hay momentos en que se ve Rangitoto, la isla que está en frente de Auckland, porque no hay que olvidar que hay barquitos que te traen de Auckland hasta aquí en poco más de una hora, aunque llegar en coche hace que parezca un sitio muy remoto.

En el cabo norte pudimos hacer un trekking entre hierbas que hacía mucho que no se cortaban y comimos en una campita con buenas vistas del Pacífico sur.

Volvimos hacia el alojamiento por el camino inverso y  parando en diversos looking points y playas desiertas.

 

Al final nos reunimos con el resto del team y nos fuimos a tomar unas cervezas a uno de los únicos bares que había por la zona, que  en general está bastante deshabitada. Nos tomamos el cacharro en una tabla de surf.

Y volvimos a nuestra “mansión”, una casa de 2 pisos de estilo peculiar, intentando ser victoriano pero sin conseguirlo, que habíamos alquilado entera par los dos días. Allí pusimos a cargar el motor eléctrico del todoterreno, algo que nos dio juego durante el viaje. El Mitsubishi outlander es un híbrido enchufable con un depósito de gasolina realmente ridículo y un motor eléctrico que probablemente en ciudad haga las delicias del dueño, primero porque es ultra silencioso y con mucha salida, y segundo porque quitas consumo de gasolina. Pero en el coromandel lleno de cuestas y montes la batería llena nos daba para 15 kilómetros, y luego tardaba infinito en recargarse. Eso sí, en un puerto es una maravilla, sales de cada curva con un reprís increíble.

En fin, al día siguiente iniciamos el camino de vuelta a AKL parando en diversos sitios, como un trenecillo que parecía era una reminiscencia del pasado minero de la península, pero al final descubrimos que no. Era una flipada de un tío que había decidido construirse un tren en su monte. Y lo había hecho. El trenecillo no tenía más de 30 años, y consistía en 2 trenes diesel y un sistema de vías, cambios de aguja y puentes hechos a mano que serpenteaban por la ladera del monte hasta llegar a un punto elevado desde el que se veía toda la bahía, incluyendo de nuevo Rangitoto, Waiheke y no se veia AKL porque estaba tapada.

DEspués del trenecillo volvimos a Coromandel Town, donde estuvimos comprando artesanía, ya que al parecer es lugar de muchos artesanos, y hay un montón de tiendas que venden cosas cutres. Por suerte encontramos una que tenía cosillas más elegantes. Y después comimos e iniciamos el regreso a AKL. Vuelta a las redes neuronales.

 

2 thoughts on “Kiwi el Aucklander 13: Coromandel Connection

  1. Vaya entrada que has posteado. Sitios de lujo. Probaste el agua en la playa donde no se podía bañar? Digo, porque tampoco para que sale humo del calor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top
A %d blogueros les gusta esto: