04 Mar

Sugar Free January: S01E04 Season Finale no-fake one link

Ya estaba tardando en poner el final de mi experimento sin azúcar, que acabó hace casi un mes.
El mes concluyó con un asalto a las barras de chorizo y lomo salmantinos que tenía guardadas desde navidad y que me han durado menos de 15 días. Al día siguiente, y de hecho la semana siguiente entera, comí todos los días macarrones con tomate, el grandísimo ausente de mi mes, y lo único que realmente acabé echando en falta. En cuestión de peso, algo colateral, perdí unos 3 kilos a lo largo del mes, si bien no sé si pueden ser enteramente achacables a quitarme ciertos alimentos o también tiene que ver las palizas que me he dado subiendo muebles a mi casa nueva.
En lo que más me interesaba de todo este asunto, he descubierto algunas cosas:

  • Los días siguientes a terminar el mes, probé un par de cosas muy dulces y me desagradaron bastante. Un mes después ya me he reacostumbrado al azúcar y no hay nada que me parezca desagradablemente dulce. El primer colacao que me tomé no me agradó demasiado, pero  ya he vuelto a tomar colacaos normales (en mi caso normal es 50% colacao, 50% leche) de vez en cuando.
  • He estado este mes posterior prácticamente sin comer pan durante la comida, algo que antes comía compulsivamente mientras esperaba de plato en plato, y que me quité durante el sugar-free. Ahora eso se ha reducido (hasta casi 0 al principio, pero va pasando el tiempo y voy recayendo en comer pan como un tonto, aunque esto voy a intentar contenerme)
  • Me he quitado las palmeras de media mañana definitivamente. No tengo que resistirme a la tentación porque directamente no me apetecen.  También he quitado las chiquilín del desayuno y el azúcar de cualquier tipo de infusión, a las que me he acostumbrado ya au naturel. 
  • En general creo que como un poco mejor que antes del mes sin azúcar, aunque este mes como he compensado un poco el ansia, he comido infinidad de macarrones y chorizo y lomo, así que ha sido un mes un poco gordo.
  • Igual relacionado con lo anterior, he de decir que he recuperado el peso que perdí en el mes sin azúcar, y esto tomando mucha menos azúcar y sin bollería industrial ni galletas… Pero claro he metido grasaza e hidratos por un tubo y tampoco  he hecho mucho ejercicio. Veremos si a partir de ahora la cosa se estabiliza.

En general, me parece que ha sido una buena experiencia y me ha ayudado a quitar algunos vicios tontos como echar azúcar a las infusiones, comer mucho pan para rellenar, o comer una palmera cada día, que es un poco salvaje.  Como era de esperar el tema de perder peso era coyuntural, así que no es una buena manera de perder peso a menos que aspires a mantener esa dieta siempre, lo cual es una locura! siempre sin macarrones con tomate? buf…

 

02 Feb

Sugar Free January: S01E03

Tres semanas, tres, de ausencia de azúcar, y ya lo veo como algo normal. Esta última semana no he tenido ningún ansia viva y de hecho creo que voy a seguir con algunos de los nuevos hábitos cuando acabe el mes. Lo que más echo en falta es comer macarrones con tomate cuando alguien lo pide en un restaurante a los que voy a comer entre semana. Bien es cierto que este fin de semana ha sido muy raro porque he estado de mudanza y no sé si en un fin de semana normal habría sufrido más por el chocolate. Pero gud pint.

Por otra parte, la semana pasada me hicieron análisis de sangre en el curro, (ha cuadrado así, lo cual está muy bien), y he visto que mi nivel de glucosa ha bajado ligeramente (muy ligeramente) respecto al año pasado, y sigue manteniéndose dentro de los niveles correctos. Lo demás lo tengo muy parecido al año pasado, y lo que más ha cambiado ha sido una subida algo más significativa del colesterol bueno (HDL), que siempre he tenido en niveles muy bajos (incluso por debajo del umbral), y una bajada también significativa del colestorl malo (LDL), que si bien siempre lo tengo bastante bajo, pues este año más. Esto se lo achaco directamente a la supresión de las palmeras, que azúcar no sé, pero grasazas tóxicas, todas.

En poco más de una semana acabará mi experimento y pondré peso y resultados generales, así como la experiencia de volver a tomar algo dulce, que por lo que he leído no siempre es satisfactoria.

26 Ene

La Filosofía es la madre de la Cienc… de TODO

Si todos los caminos llevan a Roma, todos los enlaces de Wikipedia llevan a Filosofía!

Enredando por ahí he encontrado esta página en la que eliges un idioma, pones un término en ese idioma, y te dice la ruta de enlaces que llevan al artículo de filosofía. En teoría se puede hacer a mano pinchando el primer enlace que sale en cada caso, pero parece que la definición de “primer enlace” es un poco flexible, ya que a veces coge el primer enlace del texto, a veces el primero en una imagen, a veces el primero que no esté dentro de paréntesis (todos los de desambiguación  y los de etimología suelen quedar fuera).

Aquí pongo unas búsquedas que he hecho yo

 

xefer

Lo más lejos que he encontrado es “John Benjamin Toshack”, que ha tenido que hacer un buen número de saltos (incluyendo “ICBM”!! que a su vez derivaba de “Táctica”!!! [Wow, that escalated quickly!] Para llegar de JB Toshack a Filosofía hay que pasar por misiles balísticos intercontinentales).

Al final todos pasaban por “Ciencia”, que lleva a “Filosofía” con saltos curiosos como “Cuevas de Altamira”. Lo cual me ha hecho plantearme si realmente a donde conducía el asunto era a Ciencia y luego de ahí puedes seguir saltando hasta donde quieras. Pero no, he encontrado una entrada que no pasa por “ciencia”, y llega en sólo tres saltos a “Filosofía”: “MISS UNIVERSO”.

Me ha parecido muy bonito que para llegar de “Ciencia” a “Filosofía” tenga que pasar de alguna manera por “Arte” o “Artista”

En cualquier caso un experimento muy curioso que deja a John Toshack muy lejos de la filosofía :D

25 Ene

Sugar-free january, S01E02

En episodios anteriores…

ffffwwwoss…
-No comas ese pan! podría tener azúcar!

fwoollllsss
-En serio te vas a pinchar esa palmera de chocolate delante de mí?

fwloaooss
-Me compraré unos cacahuetes de la máquina… un momento… también… tienen…NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Semana 2
La semana 2 de mi mes sin azúcar ha transcurrido bastante bien. Entre semana no he echado en falta nada, y comer sin pan no ha sido un problema como lo fue la semana anterior. Las cenas son un poco más ligeras (aunque ahora como queso, que no es que ayude), y a pesar de haber pasado por una situación de gran estrés el jueves, llevo ya dos semanas durmiendo del tirón todos los días (algo poco habitual en mí).

U uuu pan azúcar at last!

U uuu pan azúcar at last!

Descubrí en el BM un pan que no llevaba azúcar, y en la máquina del curro unos maíces que tampoco llevan (ni azúcar ni dextrosa o similares, que vienen a cumplir la misma función). Éstos solo tienen abundancia de sal, a la que habría que dedicarle otro mes. Del pan ese comí un día y los maíces otro día que se me olvidó el plátano. He comprado también nueces y cacahuetes con cáscara, sin procesar (que son super baratos y ricos) y las nueces menos, pero los cacahuetes me están ayudando a salir del paso en los momentos de vicio.

El 5'ribonucleico de disodio era un poco inquietante, pero azcúcar no es.

El “5’ribonucleótidos de disodio” era un poco inquietante, pero azcúcar no es.

Hablando de esos momentos, el fin de semana ha sido el único momento en el que lo he notado. Estoy de mudanza y el viernes me pegué una buena paliza a bajar cajas y trastos de mi quinto sin ascensor (por cierto sin notar flaqueo de fuerzas en ningún momento a pesar de subir los 5 pisos unas 15 o 20 veces, casi todas corriendo). Pero cuando llegué a casa por la noche necesitaba TOXINA. El cuerpo me pedía una pizza o una hamburguesa o algo muy gordo, que en otro caso me habría metido sin dudar. De hecho, descartadas las pizzas, que por el tomate y masa están fuera, las hamburguesas en realidad pueden estar dentro, el problema es el pan. Estuve un rato buscando en just-eat algún sitio que me mandara algo gordo a casa y que no tuviera posibilidades de tener azúcar. Al final me rayé y cené lo de siempre: fruta, pan de serrín, algo de queso y dos ensaladas, una normal y otra de espárragos (las pongo por separado porque me gustan con dos niveles de vinagre). El sábado me pasó algo parecido. Después de una semana sin tener ningún tipo de apetito de algo explícitamente dulce, al levantarme el sábado quería un colacao con galletas. Lo necesitaba. Es algo que sólo tomo de vez en cuando, ya que mi “receta” del colacao es media taza de colacao y media de leche, así que me queda espesito (y muy muy gordo), aparte de incitar mi apetito de galletas, pudiendo llegar a terminarme un paquete entero. Me costó bastante negármelo, pero al final pude. A la hora de comer lo mismo, acabé de comer y tenía un ansia brutal de comer chocolate. Me sorprendí negociando conmigo mismo (este finde he estado solo en casa) “Bah, por comer unas onzas ahora no arruinas el mes sin azúcar y te quitas el ansia”. Al final ataqué a los cacahuetes y más o menos aplaqué el ansia, pero fue una de las más intensas desde que he empezado el rollo este. El domingo hice otra sesión de bajar cajas bastante intensa, pero como hice una comida contundente (un guiso de costillas), no me quedé con ganas y de hecho casi no cené.

Volviendo a la normalidad, el lunes ya no he echado en falta NADA ni el pan ni el postre dulce.

Creo que la cosa va por buen camino, y lo mismo cuando pase el mes me he quitado el pan de los vicios, y el azúcar del té, que ya me está empezando a gustar sin nada.

En materia de peso, que como ya dije no es la cuestión central, pero en todo caso está bien controlarlo, mi báscula (que no chuta muy bien), me ha dicho esta mañana que estoy en los 75.8, frente a los 79.2 de la semana pasada. Me extraña infinito haber perdido 3.4 kilos en una semana, no me fío de la báscula, pero en cualquier caso creo que sí podría decirse que hay una tendencia a bajar. Veremos la semana que viene.

17 Ene

Sugar-free January

Este mes (del 9 de enero al 9 de febrero) me he propuesto no comer nada que lleve azúcar añadido. Todo empezó cuando hablaron del nuevo impuesto a las bebidas azucaradas y oí a varios expertos en diferentes medios hablar de lo innecesario que es el azúcar en las cantidades que lo ingerimos normalmente, y de una necesidad creada y blablabla. Oyendo aquello, me propuse estar un mes sin comer ni beber absolutamente nada que llevara azúcar añadido, y que toda la glucosa que entrara en mi cuerpo, que por otra parte, uno no puede vivir sin nada de glucosa, entiendo, lo hiciera a partir de “fuentes naturales”, básicamente de fruta y ocasionalmente miel. Me puse a indagar por internet si esto podría tener algún tipo de riesgo, por si acaso, y lo que descubrí es que esto de estar un mes sin azúcar es una especie de moda, que intenta seguir un montón de gente, aunque no todos lo consiguen. Lejos de ser arriesgado, varios médicos lo recomiendan, e incluso dan pautas para conseguirlo.

Al margen de los alarmismos del tipo “el azúcar mata”, que entiendo que aplica  a quienes se meten 2 litros de coca cola al día, pero no a los que consumimos azúcar moderadamente, el punto es que mi interés sobre esta cuestión está sobre todo centrado en saber cómo de difícil es comer sin azúcar (encontrar comidas, comer fuera de casa..) y si iba a experimentar alguna especie de mono o algo así, ya que es fácil encontrar opiniones del tipo “esto es como una droga”. Me han preguntado varias personas si hago esto para adelgazar, y no, si después de un mes voy a seguir comiendo normal, por mucho que adelgace, en caso de que lo haga, no creo que sea muy práctico buscar eso. Otra cuestión interesante que me ha surgido al leer el artículo es que hay gente que consigue acabar el mes y al volver a tomar azúcar hay algunos alimentos que no les gustan, por ejemplo embutidos (para los que el azúcar se usa como conservante, y parece que no notamos su sabor hasta que nos hemos desacostumbrado al dulce). Así que, en pos de satisfacer mi curiosidad, me puse al tema, y tras mi primera semana voy a poner algunas de las impresiones. Mi propósito, ya que tengo algo abandonado el blog, es poner las evoluciones cada semana, aunque creo que una vez me acostumbre no voy a tener mucho que contar.

Día 0: haciendo la compra para mis nuevas comidas, y descubriendo algunos horribles secretos

Un par de días antes de empezar fui a la compra para reemplazar todo el dulce “obligatorio” que como, que básicamente se reduce al pan (sí el maldito pan lleva azúcar), y las galletas del desayuno. Tengo que decir aquí que quitando el chocolate, que como con auténtico vicio, no soy especialmente goloso, ni bebo bebidas azucaradas, ni echo más de media cucharada al té, así que pensaba que iba a ser una cuestión relativamente fácil. A parte de las galletas que como por comer algo sólido por las mañanas en poco tiempo, y el pan, que siempre apetece, cualquier otra cosa dulce en principio no iba a reemplazarla, si no simplemente a quitarla.

Antes desayunaba un té con 6 galletas chiquilín, que no van escasas de azúcar. Mi reemplazo es un té sin azúcar y un yogur blanco mezclado con copos de cereales. Encontré una marca dietética de copos en Eroski que no llevaban azúcar, porque los cereales de desayuno llevan todos. El pan fue mucho más complicado, como no me voy a recorrer 10 calles cada día para ir a alguna panadería chachi que tenga pan especial, busqué unos biscotes, pero lo único que encontré fueron unos que no tienen azúcar ni sal. Me costó tanto encontrarlos que cuando probé su sabor a auténtico serrín tampoco le di mucha importancia.

Biscotes Sannia, prácticamente no llevan ni comida. Pero azúcar sí

Biscotes Sannia, prácticamente no llevan ni comida. Pero azúcar sí

 

Contiene azúcares naturalmente presentes, pero no le han añadido azúcar! Éste es el mío!

Contiene azúcares naturalmente presentes, pero no le han añadido azúcar! Éste es el mío! (lo del abrefácil es irrelevante porque me he comido los dos paquetes de biscotes en 4 días)

Las comidas son lo menos importantes ya que rara vez como algo dulce salvo el chocolate del final, del que hablaré luego. Para los pintxos de media mañana del curro el plan era llevar fruta. Mucha fruta. Y mis cenas se componen habitualmente de ensalada (OK!), fruta (OK!) un yogur blanco (OK!!) y algo de proteínas, generalmente algún tipo de pescado en conserva o jamón de pavo, queso, y mucho pan. Bueno ahí había que hacer alguna reforma. Pero no había problema, los reyes majos me habían traído un lomo y un chorizo que iban a reemplazar al azucarado jamón de pavo y tan contento.

no...

no…

 

NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Pero… no tardé en descubrir que mi lomo y mi chorizo… TAMBIÉN TENÍAN AZÚCAR!

Día 1: Empieza el reto

El primer desayuno a base de una especie de pasta de yogur y avena y el té sin azúcar fue horrible de sabor (o de sinsabor), pero me quedé bien.

Hello darkness, my old friend

Hello darkness, my old friend

Bien es cierto que no soy de desayunar muy fuerte. Como era el primer día, estaba un poco demasiado centrado en mi reacción, hasta el punto de que creo que yo mismo generé sensaciones que en otro caso no habrían estado, como un sabor metálico en la boca toda la mañana y una especie de ansiedad constante por comer. A media mañana, en vez de los clásicos emanems o la bolsa de patatas o la palmera de chocolate, me comí un plátano y una naranja, algo que de ordinario puede llenar bastante. La cosa es que como estaba con el ansia esa me quedé con la sensación de que me faltaba algo,  que yo percibía como hambre, aunque dudo de que lo fuera. La hora de la comida fue lo más difícil. Como comemos fuera, hay que elegir cuidadosamente lo que se pide, y aunque probablemente pedí lo que habría pedido en circunstancias normales, el hecho de tener algunos platos vetados (como por ejemplo la pasta con tomate, ya que el tomate lleva azúcar). Comí bastante, lentejas y pechugas, y de postre cuajada. Pero al no comer algo dulce para terminar me volví a quedar con esa sensación de que faltaba algo. Lo pasé mal mientras nos servían y esperábamos y todo el mundo estaba comiendo pan y yo estaba mirando. No soy de comer mucho pan durante la comida, pero mientras espero me puedo comer una barra entera. Una cosa interesante de esta especie de experimento es darme cuenta de la ansiedad con la que como a diario, que a parte de comer rápido (algo que todo el mundo me recrimina) me hace comer mucho pan, untar mucho y en general ponerme hasta las cartolas. Si esto sale bien supongo que una de las cosas que sacaré en claro será reducir ese ansia.

Para merendar comí un pedazo de chorizo palacios (el único que he encontrado que no tiene azúcar ni dextrosa ni otras -osas), con mi maravilloso pan de serrín. Después de la espartana merienda, salí a correr (algo que normalmente hago después de pincharme 8 onzas de chocolate), y la verdad es que aguanté bastante bien. Igual es que tampoco hace falta azúcar para correr los escasos 5 km que corro yo. Cené básicamente ensalada, un puré de calabaza que había sobrado por ahí y fruta, una cena que normalmente, simplemente por comer un poco de jamón me habría dejado más que lleno. Pero nuevamente me quedé con las ganas, como con un hambre insaciable.

 Una semana bastante normal

El resto de la semana pasó bastante normal, seguía experimentando esa especie de ansia después de comer cualquiera de las comidas (excepto el desayuno), como que faltaba algo, pero en cuanto me distraigo un poco se me olvida. Salvando todas las distancias, la situación me recuerda un poco a esas personas que fuman poco, sólo en contextos muy concretos (justo al desayunar, después de comer, cuando se toman una cerveza…) y lo intentan dejar, y les cuesta porque ya no es tanto un problema de lo adictivo que es el tabaco, si no de quitar un hábito que completa algunas de tus acciones. Supongo que el tabaco es más complicado porque lleva  sustancias para volverlo adictivo, pero la cuestión es que la supresión de la parte dulce de mi dieta parece una cuestión de hábitos. Es decir, los emanems de media mañana no los como porque tengo hambre, ni una demanda de azúcar, si no por que necesito comerlos. De hecho, pensándolo bien, cuando estoy de vacaciones, fuera de mi contexto habitual, no suelo tener esos hábitos y tampoco lo echo en falta.  Otra cosa diferente es la eliminación de las partes no-dulces de la dieta (pan, salsas, embutidos, …), algo que en el fondo, me está costando mucho más. Algún día me he visto echando mano del pan, pellizcando un pedazo y acercándomelo a la boca, para darme cuenta en ese momento, de que eso no podía comerlo,  ya que tan rápido como en 4 días, me he olvidado del sugar-free january, y no es algo a lo que le estoy dando vueltas todo el rato. Otro día lo pasé mal al ver los macarrones con tomate en el menú y no poder pedirlos. A cambio me comí tres platos de lentejas. Los días que voy a la uni, que no me llevo fruta, mientras todos comen palmeras y cosas gordas, yo me saco un té. El segundo día me saqué un pintxo de tortilla, pero le quité el pan y el jamón, así que se quedó un poco deslavado.

Tortilla de la uni, sin pan.

Tortilla de la uni, sin pan.

 

Vamos a completar la tortilla de la uni con unos frutos secos de la máquina.... Ah.. maltodextrina... alguien quiere cacahuetes con azúcar?

Vamos a completar la tortilla de la uni con unos frutos secos de la máquina…. Ah.. maltodextrina, vieja amiga… alguien quiere cacahuetes con azúcar de maíz?

A nivel de “adicción”, creo que nunca he sido adicto a nada, así que tampoco sé qué significa experimentar un síndrome de abstinencia, pero dudo muchísimo que dejar el azúcar me haya producido algo ni remotamente similar.  Me encuentro bastante bien físicamente, de buen humor (incluso mejor que antes), estoy durmiendo mejor que las dos últimas semanas (aunque dudo que pueda achacarlo a mi dieta) y no he percibido ningún cambio salvo esa ansiedad durante y después de las comidas.

En general, puedo decir que lo más complicado de este asunto para mí (que nunca  he hecho una dieta, ni creo que vuelva a hacerla a menos que me obliguen), es la consciencia de tener algo vetado, incluso cuando se trata de algo que no habría elegido comer; y por otro lado (y esto no sé si es un poco TOC) la sensación de que una comida no ha acabado hasta que me como algo dulce, de que falta algo para cerrar la acción de comer, de la que puedo acabar muy lleno, pero no saciado.

Siendo esto así, me he metido esta semana un par de comidas bastante excesivas, intentando llenarme y esto que todo el mundo me dice que a ver si hago lo del azúcar para perder peso, se está viniendo abajo. El lunes pasado, después de la navidad y sendas comidas copiosas el viernes y domingo anteriores, pesaba 78 kilos. Hoy por la mañana pesaba 79. Mi báscula no es muy de fiar, pero creo que al estar experimentando ese ansia, estoy comiendo más que antes, así que no sé si éste es un buen camino para perder peso. Si acaso para otras cosas.  Veremos en tres semanas.

24 Abr

EUROPORRA: Foux du fa fa

 

euro

Où est la Euro?

ahh…

La Eurocopa 2016 es en La France! hon hon hon! Baguette!!! hon hon hon!

En un par de meses comenzará y es momento de ir pensando en la porra!

Este año he pensado seguir el esquema del año anterior, porra a resultados, ya que da mucho más jugo, aunque sea más cognazo tenerlos actualizados.  He mantenido exactamente las mismas reglas, así que no debería ser complicado seguirlas :D

Al final las reglas se pueden resumir en:

1. se ponen 10 euros, como siempre

2. se elige resultado de los partidos seleccionados (por ejemplo Suecia 2-1 Islandia).

3. En función del resultado real se obtienen puntos, que creo que podrían ser 3 si se acierta el resultado exacto; 1 si se acierta el balance del partido (1×2)

Además hay alguna reglilla adicional de las mías para que no haya empates de puntos. Pero no muchas para que no se líe.

También al igual que el año pasado he habilitado un excel en el que os iré dando permisos de escritura sobre vuestra línea. Los que participasteis en la porra del mundial con que me digáis que estáis dentro ya vale, que tengo vuestros correos. Nuevos participantes, necesitaré direcciones de gmail para poder daros de alta.

La normativa completa está disponible en la página correspondiente y se puede empezar a pensar en los partidos!

Para acceder rápido tanto a la normativa como al excel de resultados he puesto un par de enlaces a la derecha del menú principal.

Voilá mon passport!

19 Jul

5 AÑOS DE CALABACÍN

Hoy es un gran día
un día feliz es
Calabá-cin, 5 años
comeremos pastel!
(dos pasteles mejor…)

5 años de Calabacín!

cumple2-01

Hoy exactamente hace 5 años, se publicó la primera viñeta de Calabacín, que era ésta:

Calabacín restaña su látigo

Cómo ha cambiado la cosa en estos 5 años. No parecen mucho, pero viendo las viñetas me traen muchos recuerdos de lo manta que era :D. Ahora hay menos, de mejor calidad y sobre todo hay viajes. Pero espero recuperar el ansia calabacinera.

Para conmemorarlo he hecho un libro que recopila todas las viñetas de estos años, y algún extra divertido:

librito calabacinero

fino

_MG_1538p

bailongpeq

Además, como evidentemente nadie va a gastarse 40 pavos en un libro sobre mi blog, pero puede que haya gente a la que le guste, a partir de mañana empieza el concurso calabacinero que tendrá como premio el libro, con 3 pruebas que darán puntitos.

Aunque para el que quiera pagar, también lo puede conseguir aquí:

1000 comentarios!!!

Por otra parte, justo justo en estas fechas estamos a punto de llegar al comentario número 1000 (200 al año! qué miseria!). No voy a decir cuántos vamos, pero el usuario que haga el comentario número 1000 tendrá otro libro de premio (y si coincide con ser el ganador del concurso, el segundo del concurso se llevará el librito).

Los ganadores no se sabrán con certeza hasta que vuelva de vacaciones el 30 de julio :D

 

Larga vida a Calabacín!

 

22 May

Electionen

He encontrado este interesante documento y tenía que compartirlo

http://tomapartido.info/a-quien-votar.html

No voy a hacer ningún proselitismo a favor o en contra del voto, mucho menos por un partido concreto, pero si piensas votar, esta página parece muy bien documentada. Tiene detalles muy finos como que se puede ordenar, o que cada icono tiene su tooltip explicativa al poner el ratón encima.

Las puntuaciones de las notas no sé qué fórmula siguen, pero viendo la clasificación ordenada por nota se ve que por ejemplo “ser laicista” puntúa bien, mientras que tener confesión puntúa mal. O plantear un estado descentralizado mola, y descentralizado no mola. Coincido con esa forma de ver las cosas, pero entiendo que habrá gente que no, por lo que es probable que el sistema de notas no les sirva. En cualquier caso, saber lo que defiende cada uno es útil para cualquiera que tenga un mínimo interés y no vote de forma automática. Por ejemplo, al Partido X no se le conoce ideología ni postulados de control de estado. A Vox no se le conoce nada, de forma oficial! Y hay partidos federalistas en muchas más comunidades de las que cabía esperar en principio…

Lo más interesante es que la forma de rellenar la tabla ha sido enviando formularios a los partidos (no todos han contestado), por lo que si en un partido pone que es pro militarismo, es porque ellos han dicho que lo son :)

También hay cosas muy curiosas, o al menos inesperadas para mí (que en el fondo se deben a que son los partidos los que se han definido), como el caso de Democracia Nacional, que entre sus postulados tiene la igualdad, y a la vez la xenofobia! :D  También es curioso que siguiendo este sistema de puntuación, PP y PSOE estén peor puntuados que Democracia Nacional, Falange o España 2000. Tampoco sabía que había partidos independentistas canarios!!

En fin, como diría Cortocircuito: “datos datos datos datos”

19 Feb

100000

Hoy es mi 100000 cumpleaños, que en decimal es 32. Cumplir años en binario es mucho más divertido que en decimal; hoy son 25, y la última vez que cumplí años como una sola potencia de 2, y no como suma de potencias de 2, fue a los 16, y la próxima será a los 64! Es bastante improbable que alcance los 27 años, aunque con las nuevas tecnologías anticancer y médicas, quién sabe, todo podría ser. (estaría muy bien llegar a vivir 10000000 años :D)

Por cierto, en hexadecimal cumplo una bonita edad también: 20 años!!

Como dicen en San Fermín, ya queda menos para los 100001.

Otra efemérides mucho más relevante, en junio Calabacín cumple 5 años (22+20), así que habrá que hacer algún tipo de celebración!!

 

17 Dic

Teorema de Bayes y calabacines

Un poco más de estadística para iniciados: el teorema de Bayes es uno de los más chachis de la teoría de la probabilidad, ya que permite calcular la probabilidad a posteriori. Una de esas cosas que cuando nos la explicaron en la uni en mi caso simplemente se quedó en una fórmula, sin saber muy bien cuándo se aplicaba. Una vez más, la iluminadora asignatura de minería de datos de mi máster, me ha hecho entender cosas que debería dominar desde hace años.

Además de las aplicaciones que tiene este teorema en la minería de datos, con los clasificadores bayesianos, este teorema tiene aplicación cotidiana, que ilustraré con un ejemplo calabacinil:

Tenemos la explotación agrícola del tío Bayu, que produce 8000 calabacines por lote, de los cuales un 5% son calabacines amarillos, de exquisitas propiedades.

Por otro lado, la malévola granja del Dr. Pimiento produce 12000 calabacines por lote (es una gran explotación), pero un 2% de los calabacines son amarillos, y sabemos que los calabacines amarillos del Dr Pimiento son muy malignos y en cualquier momento pueden atacarnos mientras dormimos.

Las dos granjas venden a un mercado, y yo que compro en él me encuentro con que uno de los calabacines que me han vendido es amarillo. Pero ¡¿cómo sé de qué granja es!? ¿Me juego la vida y lo mantengo en la nevera o mejor lo destruyo? Bayes me puede ayudar!

Porque lo que necesito saber es la probabilidad de que el calabacín amarillo sea de la granja del tío Bayu, es decir, una probabilidad a posteriori.

Vale, pues Bayes me dice que

 

P(A_i|B) = \frac{P(B | A_i) P(A_i)}{\sum_{k=1}^n P(B | A_k) P(A_k)}

La P(Ai|B) es la probabilidad de que el suceso Ai se dé cuando se da B,  en este caso, B es ser amarillo (lo conocemos), y Ai es ser de la Granja del tío Bayu. En el numerador se multiplica la probabilidad inversa, que conocemos, es decir, que siendo de la Granja del Tío Bayu, sea Amarillo (0.05) por la probabilidad de que sea de la granja del tío Bayu P (Ai). Que si hay 20000 calabacines en total, y 8000 son de esta granja, la probabilidad será de 0.4

En el denominador se suman todos los otros casos en los que hay calabacines amarillos.

Es decir, traduciendo el teorema anterior a nuestro caso:

 

 

Y ahora, si traducimos esas probabilidades con el árbol anterior:

Por lo que…

con lo cual, la probabilidad de que sea de la granja del tío Bayu es del 62,5%, así que parece poco seguro quedárselo en la nevera. Bah, nos la jugamos!

Oh no! Olvidaba que había aún un 37,5% de probabilidades de que fuera uno de los calabacines amarillos del Dr. Pimiento

NOOOOO

Top