24 Abr

Nueva York para Calabacines – 16. E pluribus unum

DC  here we go! Lo bueno de Washington como ciudad para hacer turismo es que tiene todo lo visitable en un área relativamente pequeña. El National Mall, que no es un centro comercial, sino un jardín, es el mítico cacho verde que une el capitolio con el monumento a Lincooorlllrlhhhn, donde también está el estanque en el que entraba Robin Wright en Forrest Gump. Curioso como la carrera de Robin Wright ha vuelto a Washington, pero al interior de la casa blanca.  El caso es que si te recorres el National Mall de punta a punta, prácticamente has visto todo. Es largo, pero tampoco tanto. A un lado del mismo está la casa blanca, y en frente de ésta, al otro lado del Mall está el monumento a Washington. Lo que hicimos fue ir directos al Capitolio, el mítico edificio con la cúpula en medio que algunos confunden con la casa blanca, y que contiene el congreso y el senado.

Los edificios del gobierno federal tienen acceso gratuito, una de las pocas partes buenas del patriotismo. Así que aunque estaba en obras, nos internamos en el capitolio. Nos tuvimos que dividir en dos grupos, porque no dejan entrar NADA de comida ni de bebida, y te hacen tirarlo todo.  Y llevábamos bastante comida, así que no era plan de tirarla. Al llegar dentro descubrimos que no se podía visitar por libre, si no que hay visitas guiadas y duran algo más de una hora. Tuvimos que avisar al grupo de fuera para que se buscara un entretenimiento.

El capitolio es otro de esos sitios que tienen bien cuidados y que es bonito, aunque lo pillamos en obras y no pudimos ver la mítica cúpula. La visita primero te mete en un cine en el que ponen una peli ultrapatriótica con la que se te saltan las lágrimas aunque seas macedonio, que básicamente explica cómo empezó a funcionar el congreso para 4 estados cuando aún no habían explorado el país y como de muchos estados hicieron uno (e pluribus unum), más fuerte, más GRANDE, QUE TE VA A DESTRUI… eehhmm..

DSCF4132

TEnía detalles interesantes la peli, no obstante, por ejemplo te contaban TODAS las bills (enmiendas) que el congreso ha aprobado desde su fundación, allá por el siglo XVIII, y resulta que han sido poco más de 30. Es decir, el poder está tan atomizado y distribuido en USA, que al gobierno federal le quedan poquitas competencias de asuntos nacionales, y por tanto en cada legislatura como mucho mucho sacan una bill, y no siempre, porque a veces se las echan abajo. Es decir, hay 300 pavos, congresistas, que durante 4 años, o más, trabajan únicamente para sacar adelante una única ley! Míticas bills son la de derechos civiles que terminaba de integrar a los negros en la población civil, allá cuando MLK, una que aprobaron en el XIX para impedir que entraran inmigrantes (hay que joderse, te la cuentan como una hazaña del congreso!). Por ejemplo durante el mandato de Obama, el congreso ha trabajado en la Medicare Act. Y ya está. No han legislado NADA MÁS. Esto se ve súper claro cómo funciona en la temporada 2 de House of cards, que básicamente se vuelven todos locos para sacar adelante una ley nacional de educación. Claro, como son macroleyes que requieren mucho consenso, implican la modificación a escalas más pequeñas y en otros ámbitos de poder, de otras leyes. Para más info, Frank Underwood.

Bueno ellos te cuentan orgullosísimos cómo su congreso dedica esfuerzos y pastizales ingentes a sacar algo menos de una ley por mandato, de media. Hasta el parlamento europeo es más productivo! :D

DEspués de la peli te llevan por salas secundarias, en las que no ves gran cosa, pero te cuentan detalles divertidos como que hay una cripta para presidentes ilustres pero Washington no está allí por un lío legal con sus restos, su mujer, etc, y está enterrado en su pueblo. Y después te llevan a una sala así como muy solemne, con pinturas gigantes que emulan a las grandes pinturas europeas sobre reyes, tratados, guerras, pero claro, con mucho menos estilo y calidad. En esa misma sala hay 10 estatuas de presidentes, que ellos consideran muy destacados y que merecen una estatua exclusiva. Una de las estatuas es de Reagan…

Otro detalle muy mofas, es que los congresistas iniciales tenían sus “oficinas” en un espacio abierto, los de ambos partidos, así que cuando estaban tomando decisiones o cualquier cosa, se escuchaban mutuamente, y no había dios que tuviera secretos allí. Ríete del watergate… Cuando por fin les sacaron de aquella sala para llevarles a un sitio un poco más adecuado, convirtieron la sala en… un mercado de gallinas!!! Dicen que duró unos años y al final decidieron quitarlo porque era mucho barullo. La típica clase americana.

En fin, cuando salimos del capitolio  nos dieron el testigo y fuimos a la biblioteca del congreso. Esta biblioteca sí que es muy bonita, y la tienen muy bien cuidada. Algo interesante es que tienen la colección completa de libros de Franklin, que es enooooorme, y cuentan que el tipo era un lector tan ávido que no tenía en su época gente con la que compartir su cultura. Y había una exposición de mapas increíble!

DSCF4141 DSCF4142

La biblioteca del congreso se ve rápido, pero te puedes quedar un buen rato sentado allí contemplando los vanos intentos de los americanos por intentar copiar los estilos arquitectónicos europeos y clásicos. Se nota que todo es poco auténtico. Pero algo en su favor es que, al menos en Washington, todo está mucho mejor cuidado que la media europea.

Al salir pudimos ver el tribunal supremo, que tiene un edificio muy molón, pero tiene pinta de que tampoco trabajan mucho, ya que tienen una serie de subredes de justicia que son las que hacen el trabajo real.

DSCF4143

Después de reunir a todo el grupo, fuimos a comer a una calle cercana. Aquí es todo mucho más agradable que en Nueva York, las calles son más bonitas,  amplias, y con árboles. Es menos hostil. Encontramos una pizzería en la que seguro que come más de un senador, ya que estaba muy cerca y la comida muy buena.

Después nos dispusimos a recorrer el National mall. El mayor highlight, el museo del aire y del espacio. Smithsonian es una palabra que se oye mucho en las series, pero no es sólo un museo, es una fundación federal que recoge tesoros y logros nacionales. Y en el mall, tienen como 6 o 7 museos de diferentes cosas. Y el más guapo es el del aire y el espacio. Como edificios federales que son, todos los Smitshonian son gratis (aunque en el de ciencias naturales hay una expo de mariposas que te cobran)

Allí pudimos ver una réplica del módulo lunar en el que Armstron, Aldrin y Collins bajaron a la luna, y una enorme cantidad de satélites, sondas y otros objetos enviados al espacio, así como un taller para aprender muy interesante.

DSCF4144

También había aviones en los que se podía entrar a las cabinas, o ver cómo viajaban en los años 50, con sus asientos surrealistas.DSCF4145

Y había una zona un poco inquietante con diversa tecnología militar, desde drones, los de hace 30 años y los de ahora, hasta una colección de diferentes ICBMs, y los míticos V2 alemanes (escamoteados en los 50, supongo).

DSCF4149

El Smithsonian del espacio mola mucho y es una visita casi obligada si vas a Washington, pero tuvimos que seguir nuestro paso por el Mall, para llegar al lado opuesto. Una vez cruzas la vertical que trazan el monumento a Washington y la casa blanca, empiezan los memoriales diversos y de diversas guerras. Es ahí donde está el estanque de Forrest Gump, y básicamente alrededor del mismo hay monumentos a soldados de diferentes guerras. Es allí donde está el muro con los nombres de soldados de Vietnam, o este muro con estrellas que cada estrella representaba 100 muertos en combate, y había 4000 estrellas… (pocos me parecen…)DSCF4150

Al final del Mall está el monumento a Lincooooodllllhhhrhhrln, y como en el episodio de los simpson en el que Lisa va a pedirle consejo, pero hay cienes de personas, pues lo mismo. No sé si estaban pidiendo consejo, pero hay más gente aquí que en todos los demás monumentos juntos.

DSCF4151

Al volver pasamos por el monumento a los soldados de Korea, que es mucho más interesante que el de Vietnam, tienen estatuas y es más impactante. Aunque la mayoría de europeos de cierta edad para abajo no tenemos muy claro qué diablos hizo EEUU en Korea. Una vez comprobado, la respuesta era obvia: matar comunistas.DSCF4152

 

DEspués de recorrer todo el mall ya empezaba a hacerse de noche y el día se había hecho cansado. Empezamos a pedir la hora, aunque quedaban algunos monumentos, como el de las escobas de Lisa, que estaban pendientes de visitar… Pero nos dirigimos al parking.DSCF4156

Pero primero…

Cuando cogimos el coche, pareció impensable irnos sin ver Georgetown. La universidad de Ansar (you know, now… eehhh you know now… ehhh all the questions… that I not know… before now… it’s eeeehhh fantastic situation!) es una universidad súper elitista para críos con mucha mucha pasta. La uni no la pudimos ver, aunque la recorrimos por dentro en coche, pero sí que recorrimos el barrio de Georgetown, donde viven los estudiantes. El plan era: todo mercedes, audis, y mustangs. Tiendas de ropa de montaña (¿?¿?¿?) de las caras, Mammut, Patagonia…, concesionarios de lujo, joyerías de las caras, Armani, Versace… Vamos, lo típico de un barrio de estudiantes :D

DEspués de aquello y de la paliza de día, nos fuimos a casa. Al día siguiente tocaba madrugar mucho porque yo tenía el vuelo a casa a las 3, y antes de ir al aeropuerto teníamos que pasar por Nueva York. Al venir habíamos tardado casi 6 horas, y no podíamos arriesgar.

Casa es bien.

Nueva York es una ciudad hostil para Calabacines.

 

22 Abr

Nueva York para Calabacines – 14. Taxi horiak

Laister autobusera altxatuko naiz…

Ya quedaba poco para subirse a ese autobús y ver a la gente famosa en las estaciones. Era mi último día en Nueva York, y lo iba a dedicar a lo más turístico. Aunque hace cuatro años había estado haciendo el turista por esta ciudad, buena parte de los planes del día 14 iban a ser nuevos. Eso estaba bien.

Para empezar, cogimos por la mañana el ferry de Staten Island. Hay dos formas de arrimarse a la estatua de la libertad, que es un fraude de estatua, extremadamente pequeña, y extremadamente magnificada por el cine. Se puede ir directamente a la estatua, pagando. En 2011 pagamos por ir, ya que teníamos la city pass, y esta era una de las visitas que contemplaba. Pero si no te sacas la city pass, o no eres un parguela, puedes verla desde un poco más lejos (merece la pena, porque de cerca defrauda mucho) cogiendo el ferry que va a Staten Island, y que pasa por al lado y es gratis.
DSCF4050
DSCF4065

Por alguna razón, todo dios sabe que este ferry es gratis, y básicamente el 90% de personas de la cola, son turistas, que cuando llegan a Staten Island se vuelven a poner a la cola para coger un ferry de vuelta. Incluso los empleados del ferry lo saben y te van dando consejos para que te de tiempo a coger el inmediatamente siguiente.  Esto levanta unas cuantas preguntas, ya que no tiene mucho sentido que haya un ferry gratis (si acaso para la población local que hace ese trayecto), pero son muy pocos, y el ferry es ENORME y muy frecuente. Por otra parte nada es gratis en Nueva York. Es bastante curioso todo. Las vistas molan, pero son mejores la del propio sur de Manhattan que la de la cutreestatua. Eiffel se lo curró más con la torre.

Fenderraren tipoa kalean joten
paranoikoen hiri-babes batentzako
doinu izkutuak

Al bajarnos cogimos el metro y cruzamos al sur de Brooklyn, donde está todo el cogollo turístico, la casa de Truman Capote, el mirador, el bajo del puente de Brooklyn de las pelis de Woody Allen, y la mítica pizzería Grimaldi. Tan tan mítica que había una cola para esperar hora y media. Hora y media para una pizza!!! Mother of god!

DSCF4071

Pasamos en moto y nos pusimos a cruzar el puente de Brooklyn. No sé si sería hora punta, pero había una cantidad de gente aberrante. Había que ir esquivando gente, bicis y vendedores. Pero la el paseíllo mola. La última vez pillamos este puente en obras y cruzamos por el de Manhattan, que es mucho más bonito como puente, pero tiene un paseo mucho más chungo. Por este paseo ves además el puente de Manhattan.DSCF4073

Ya al otro lado estábamos en Chinatown, donde empezamos a buscar algún sitio para comer. Síii, oriental otra vez! :S Por mucho que digan que los chinos comen diferente que la comida de chinos que nos sacan aquí.. en fin.. Exactamente lo mismo, arroz mal cocinado e insípido, pasta blandengue, cosas viscosas de origen desconocido… Al menos era barato, para los estándares de Nueva York, y cobraban, ya metida en el precio (algo que agradecemos los europeos del sur) una propina de “sólo” un 15%.

Para el café “fuimos” a Little Italy, una cutrecalle embebida en el corazón de Chinatown, en la que un puñado de irreductibles italianos mantienen sus poderosos negocios de hostelería. Íbamos a ir al mítico de los espressos, donde hace 4 años ya nos tomamos un buen café, pero han quitado toda posibilidad de sentarse y ahora sólo venden pastelería.

Así que nos metimos en otro aleatorio para descubrir que era un set de rodaje de los Soprano!!! Era uno de los garitos en los que se reunían los de NY, como Johnny Sack y demás. Así que estaba lleno de fotos de Gnadolfini y compañía. Pedimos 6 cafés y dos cannolis, para emular precisamente a Tony Soprano. Los canolis, tóxicos, todo cremaza. La cuenta, 50 euros.

Ene agurrentzako
taxi horiak
nahi ditut ikusi nik
ez zapi txuriak, ez ta malkoak

Después de aquello empezamos a subir hacia la zona cero de nuevo, cruzando el SoHo, y parte de Broadway, para que nuestros invitados pudieran marcar el check de estas zonas. Y al llegar al piso de Irantzu dejamos mochilas y nos dividimos. Algunos pasaban un poco del jazz, pero los que la gozábamos con los programas de Cifu, salimos hacia el Blue Note, que como no podía ser de otra manera, estaba muy cerca de casa de Irantzu, ya que TODO está cerca de su casa.

El Blue Note es una franquicia de garitos jazzeros, que a diferencia del Birdman, que vimos la otra vez, no está fundado por un jazzman, pero tienen un estilo muy similar. Se paga por entrar, y dentro la gente básicamente cena, pagando precios astronómicos por la comida y bebida, mientras un grupo o big band te toca algo.

En nuestro caso era un cuarteto liderado por un trompetista de renombre, que estuvieron a la altura de los 35 euros de entrada, aunque pudieron haberse extendido un poco más. Pero el business es business. A las 10 había otro venue, y nos tenían que desalojar :D

DSCF4076

Al menos nos pudimos tomar un Blue Note Martini, un espectacular cóctel, un poco cargadillo, por sólo 16 euros!DSCF4081

Este bajista era un metrónomo humano, se metía a hacer florituras pero clavaba cada compás. Aquí el jazz se hace impecablemente.DSCF4087Tras el jazz fuimos a cenar al mítico Joe’s Pizza, que ya probara hace años en Los Angeles. El original, de Nueva York, es muy famoso porque precisamente van allí todos los famosos, y tiene sus fotos, y blablabla. Resultado: había infinita gente, y no eras más que un número al que trataban con premura y sin tiempo para pensar tu pedido. El de Los Angeles era más cutre, pero mucho más cordial.

Ari dira hitzak
ari dira hots!
ai dira zaratak…

A la cama. Al día siguiente emigrábamos a Washington.

…nazkatzen ari naiz hiri honeaz!

Por mi parte, ya era suficiente NY por una temporada.

 

21 Abr

Nueva York para Calabacines – 13. Tenemos visita

En el día 13 no pudimos hacer gran cosa, llegaban visitas familiares a media tarde pero previamente teníamos que ir al piso y ponerlo en orden. Dedicamos la mañana a unas últimas compras para la familia y tras comer, bastante pronto, me dirigí a Williamsburg, donde estaba el piso de alquiler.

Nos llevó buena parte del día estar all set, pero a media tarde ya salimos a ver el barrio de Williamsburg, que era nuevo para mí. Este es el barrio donde supuestamente vive la mayor comunidad de judíos de Nueva York, y todos y cada uno de los hipsters, que han tomado parte en ese proceso que los americanos llaman gentrificación, proceso del que hay un interesantísimo artículo aquí.

La verdad es que Williamsburg no parece muy gentrificado, salvo la calle principal, Bedford Avenue, que está llena de restaurantes viejo-nuevos de madera cascada y letreros pintados a mano que todo el mundo sabe que hace que sean mucho más caros, y tiendas de muffins, y hairdressers muy a la antigua usanza, pero a la nueva clavada. Fuera de esta avenida, Williamsburg es un barrio cutre, caro, y descuidado (más o menos como el resto de Nueva York, quitando los cuatro sitios ultraturísticos). Pero hipsters hay por un tubo. Se ven barbucias, bicis fixie, camisas de cuadros, pelos estilo Hitler, rapados por abajo y repeinados por arriba (cuánto daño habéis hecho, Arcade Fire!) y actitud, mucha actitud prepotente. Con razón los antiguos inquilinos del barrio, principalmente inmigrantes latinoamericanos se quejan de esta invasión de peña con máquinas de escribir y iphones.

Seguimos andando hacia el East River para ver si nuestros nuevos invitados podían ver por fin, después de muchas horas de viaje, el primer vistazo de Manhattan.

DSCF4039

 

Son muchas horas de viaje y el cansancio apretaba, así que no tardamos mucho en buscar algún sitio para cenar y acabamos de nuevo en un japonés en el que tras descubrir nuestros invitados el deplorable sistema de propinas americano, y escandalizarse como lo hace cualquier nuevo visitante, y hasta el mismísimo Señor Rosa, nos fuimos al sobre.

Al día siguiente tocaba tour turístico completo.

11 Abr

Nueva York para Calabacines – 12. Bowling night

Vivir en una ciudad con apartas tan  pequeños hace que tengas que destinar al menos una mañana o tarde a la semana a hacer la colada en la lavandería más cercana, como Sheldon la noche de los sábados.   Igual que en las pelis, en el centro la gente no tiene lavadoras, así que tuvimos que ir a hacer la colada a un laundromat cercano. Cumpliendo con los estereotipos, estaba regentado por unos chinos que prácticamente no se relacionan contigo. Hacer la colada es un poco cognazo: la tienes que llevar hasta allí, esperar a que se lave, luego volver, cambiarla a la secadora y volver una tercera vez a recoger todo. A cambio te evitas colgarla, que también es un cognazo.

DSCF4013

En fin, así echamos la mañana, y después comimos, ya que Irantzu entraba a currar a las 12.. ah no, a la 1… espera.. a las 2… Al final fue de 2 a 3, pero a las 2.30 apareció ya que también habían cancelado el paciente de las 2 :D Tarde libre. Excelente. Salimos primero hacia Chelsea, donde visitamos el Chelsea Market, otra de esas joyas que suelen permanecer ocultas a los turistas. Justo en frente de las megaoficinas de Google, en la 8ª se encuentra este mercado que ocupa los bajos de una manzana entera recuerda un poco a un bazar oriental, todos los puestos están mezclados entre sí, y muchas veces tienes que entrar en un restaurante para descubrir que detrás hay otros dos ocultos por el primero.

DSCF4018 DSCF4016

Está puesto con mucho más gusto, sin embargo, y puedes encontrar muchos sitios para comer y para comprar chorraditas, o cosas importantes. Este último fue nuestro caso, ya que compramos una siropera muy molona.

DSCF4021 DSCF4023

DEspués de un rato enredando por allí, nos fuimos a Williamsburg, barrio que yo todavía no conocía, donde echaríamos unas partidas de bolos en una bolera muy guapa.

La música adecuada para el bar.

The Gutter es una especie de bar de moteros que está en la north 14, rodeado de edificios industriales y comerciales, y un campo de baseball comunitario cercano. El contexto es perfecto para ese tipo de bar, como lo es el ambiente: mesa de billar, tipos duros bebiendo cerveza o jugando a dardos. Junto al bar, 10 calles de bolos. Es la primera bolera profesional (no de estas cutres que pones tu los bolos de pie) que veo que no tiene maquinaria, bolas, y demás de Brunnswick. Parecía que eran los únicos fabricantes del mundo, pero no.

el garito

el garito

DSCF4025 DSCF4024

Las máquinas eran como mucho de los 70, con pantallas monocromo, pequeñitas, y las bolas estaban tremendamente curtidas. Nos sacamos una jarra de cerveza y echamos unas partidas en las que hubo pique y enseñanza de posiciones para lanzar.

DSCF4031

la super máquina

la super máquina

 

DSCF4034

parece que la máquina de bolas sí que era brunnswick, después de todo.

 

Para cuando salimos ya era hora de ir a casa.

08 Abr

Nueva York para Calabacines – 11. Garitos ocultos

Era lunes, y volvía a tocar estar solo. Todo el día. Por la mañana salí un poco tarde (es lo que tiene escribir el blog en directo), pero me vino bien descansar un poco en casa. Bajé unos cuantos bloques hasta la calle Canal, donde en el East Side empieza más o menos Chinatown. Estuve recorriendo un ratillo esta mini ciudad china, que es tan china (con todo lo que ello implica) como otros sitios chinos en los que he estado. Desde la gente, nadie hablando inglés, hasta los mercados callejeros con frutas y bichos rarísimos, hasta los propios periódicos. Alguien trae periódicos frescos desde china todos los días :D

No le dediqué mucho tiempo a Chinatown, rápidamente llegué a la calle Eldridge, justo en la desembocadura del puente de Williamsburg, y allí encontré una pequeña joya de Manhattan que no muchos turistas conocen, la Sinagoga Museo de Eldridge. Este edificio destaca bastante por tener un estilo morisco entre todos los cutre-edificios de chinatown. Los lunes es gratis, y se puede hacer una visita guiada con un judío voluntario. A mí me tocó con uno de 200 años que andaba a duras penas, bastante majete y que entraba mucho en detalle.

La sinagoga al parecer es un edificio bastante singular, por haber sido aceptado por el gobierno como landmark nacional, pese a ser religioso. Les han puesto un montón de condiciones, claro, ya que en el país de “in god we trust” es impensable mezclar iglesia y estado. La sinagoga tiene abajo un sótano funcional que todavía da servicios. Arriba, es mucho mejor, tiene lo que en su día fue el centro de todo el movimiento judío de Nueva York en el siglo XIX, cuando los judíos estaban largándose de polonia y alrededores por las presiones de los rusos. Lo han restaurado completamente y en el lugar en el que había unas cutreventanas han puesto un gran rosetón azul con estrellitas (de 5 puntas, por la integración con América!!)  que es de calle lo más impresionante de la sinagoga y por lo que merece la pena ir. LA estrella central conserva las 6 puntas de David.

DSCF4010 DSCF4003 DSCF4002

 

Mel, el vejete que me explicó todo, me contó que la sinagoga fue levantada por blue collar workers, obreros, vaya, que se habían instalado en lo que ahora es chinatown. También contó que cuando hicieron los puentes para cruzar a Brooklyn y ahora se podía entrar en Manhattan en poquito tiempo, todos se largaron a Brooklyn en busca de un barrio mejor, ya que aquel barrio apestaba. Es curioso porque era un barrio que ellos mismos fundaron. Sobre los restos vacíos de aquel barrio mohoso se fundó Chinatown. Muy representativo también.

En fin, la sinagoga está muy bien,  y después de hora y media de charla con Mel, me subí de nuevo a casa a comer.

Por la tarde no tenía plan. Quería ver el barco museo que hay en el Hudson, pero al final me quedé medio sopa en la cama y para cuando me levanté era demasiado tarde, así que me fui a Central park a pasear, que todavía no lo tenía visto entero. Dos veces en NY y todavía no había visto el parque en condiciones. No hay mucho que se pueda decir de este super parque, todo el mundo lo conoce de las pelis (sobre todo de la jungla 3, cruzándolo en taxi!). Además del parque, pude ver y entrar en un Tesla Model S! Tenían uno expuesto en el centro comercial de Columbus Circle, y se sale.

Después bajé desde la 90 hasta la 2 en 45 minutos, apretando a saco, llegué a casa entre sudores. Ahí es cuando me dijo Irantzu que íbamos a ver otro garito oculto de la ley seca, pero este era un poco diferente del Backroom.

En la estación grand central, oculto, como los demás Speakeasy se encuentra el apartamento Campbell. En esta antigua oficina de un directivo de los ferrocarriles, el señor Campbell montaba sus fiestas de alcohol privadas para la jet set de NYC. Eso explica quizá que sea muchísimo más exclusivo (vestuario, gente..) y caro que el backroom y otros speakeasys. Pero molaba mucho. El camarero tenía un bigote exquisito. La selección musical era perfecta.

IMG-20150331-WA0006 IMG-20150331-WA0005

Nos sacamos dos copas de vino. 14 dólares más tip cada una. Había que probar el famoso Zinfandel. Tampoco es para tanto.

Después de aquel vinazo nos fuimos a la cama. 28 pavos por dos vinos no dan para mucho más :D

02 Abr

Nueva York para Calabacines – 10. Road trip

Seguía siendo un goce aquella cama de Kingston. REmoloneamos un montón, y esta vez sí que teníamos rayos de sol filtrándose. Hacía mucho frío pero también solecillo. Tocaba volver a NYC, pero por el camino pararíamos en algunos pueblecillos.

Lo primero era desayunar, básico trifásico un desayuno continental que nos permitiera llegar a la cena sin comer nada más. Habíamos fichado un diner muy mítico, pero estaba a media hora así que buscamos uno más cercano. El Third Rail Diner estaba a 5 minutos en coche y era poco más que una caravana  enorme con mesas y cocina. Era super auténtico. Pero estaba lleno. ASí que decidimos lanzarnos al que estaba a media hora, el Phoenicia Diner.

DSCF3975

Este diner es todo lo que puedes esperar de un sitio así. En medio de la carretera, camioneros y familias desayunando, camareras con cofia que te hacen refill de café, y muy espectaculares desayunos.

Mi Full breakfast, con fried eggs, wet, sunnyside up. Hay que definir muy bien cómo quieres los huevos. Lo mejor es lo de sunny side up, hay gente que quiere la yema hacia abajo :S

Mi Full breakfast, con fried eggs, wet, sunnyside up. Hay que definir muy bien cómo quieres los huevos. Lo mejor es lo de sunny side up, hay gente que quiere la yema hacia abajo :S

DSCF3972

 

El Phoenicia Diner se salió de todas las tablas. DEsayunamos como reyes por muy poca pasta, y continuamos nuestro camino al sur.

La idea era ir a SLeepy Hollow, pero estaba muy cerca de NYC, así que antes pararíamos en algún sitio intermedio. Los pueblos que rodean la carretera 9W tampoco es que sean ninguna maravilla, así que poco a poco los fuimos pasando. Nos sentimos un poco como cuando Bart consigue un permiso de conducir y se va con Nelson, Milhouse y Martin, y van pasando por sitios. Sólo nos faltó el vagabundo comiendo helado.

Hacia mediodía llegamos a Bear Mountain, un pequeño parque natural que está cerca de la academia militar West Point, a la que no pudimos asomarnos. El parque estaba alrededor de un lago helado, y tenía unas bonitas vistas al lago y al Hudson

DSCF3982

Tras un par de horas de paseo por el lago, seguimos hacia el sur. A media tarde aterrizamos por Sleepy Hollow, famoso por su caballero sin cabeza. Lo más visitable de este pueblo es el cementerio, donde pasamos un par de horas también, en un ambiente agradable y tranquilo.

DSCF3990 DSCF3998

Luego fuimos a ver el pueblo, que tiene una zona como más de ricachones, que recordaba un poquito a neguri, pero el centro como tal era un poco sin más, aunque nuevamente con buenas vistas del Hudson, que en este caso parece un mar. Habrá unos cuantos kilómetros entre orilla y orilla.

Cuando empezó a atardecer salimos hacia nueva york. Estábamos a sólo 50 km, pero nos estimaba el GPS hora y media, ya que el tráfico de Manhattan es de mofa. Entramos por la avenida 12, al oeste, con buenisimas vistas del río y de todo el skyline.

DEspués de devolver el coche, nos fuimos a nuestra casita, en la zona cero. Todo seguía bastante caótico, pero habían abierto más calles y parecía que esta noche tendríamos menos ruido.

 

01 Abr

Nueva York para Calabacines – 9. Woodstock

Qué goce levantarse en aquella cama. Tan mullida, con esa pila de edredones de plumas… con los rayos filtrándose por la vent… un momento! Estaba nevando!! Estaba nevando un montón!

Tardamos un montón en desperezarnos, pero al final conseguimos reunir fuerzas para salir de la cama, y como buenos americanos, fuimos a buscar algo para desayunar, EN COCHE. Teníamos el centro de Kingston a 5 minutos, pero fuimos en coche. Y no paramos hasta encontrar un restaurante que tuviera aparcamiento junto a la puerta. Para qué sufrir! :D

El caso es que dimos con el Dream Weavers (qué nombre más de programador de páginas web de los 90), un garitazo increíble, con música de los 50, gente leyendo el periódico con sus gorras y sus camisas de cuadros, y menú estándar: pancakes! :D Nos pedimos unos pancakes y unas french toast, que para entendernos, son como tostadas de carnaval pero sin el huevo de alrededor, es decir sólo el pan untado en leche y canela.

We put on the boots!

We put on the boots!

Algo que me sorprendió mucho es que las fresas aquí están buenísimas, y superdulces. Allí no como fresas sin azúcar, o no me saben a nada o están ácidas o… algo les falta. Aquí las fresas saben a chicle de fresa! Sin echarles nada. En general la fruta que he probado por aquí está muy buena, aunque también es muy cara.

DEspués del homenaje arrancamos hacia Woodstock. Resulta que este pueblo da nombre al famoso festival de música, pero el festival no se celebró aquí, si no unos cuantos km más al oeste. Parece que el organizador intentó hacerlo en Woodstock pero no le dieron permiso y al final buscó una granja en un pueblo cercano y fue allí donde lo hicieron. Woodstock sin embargo conserva mucho del pasado hippy, con muchas casitas de colores, tiendas de moda hippy, gente que te lee el destino, quiroprácticos y otras chorradas.

DSCF3893Es un pueblo muy bonito y agradable, aunque hacia un frío considerable, que hacía que nos fuéramos metiendo de tienda en tienda. Carísimo todo. Casi más que en NYC.

Escena bucólico americana

Escena bucólico americana

Al final acabamos tomando un café en una cafetería del centro muy chula toda de madera. Lo bueno de comerse un super plato de pancakes a las 11 de la mañana es que puedes aguantar sin comer y cenas a las 7 y estás ready to go. Ese era el plan. Que esto es carísimo.

Espíritu rojo. Qué es eso de compartir?

Espíritu rojo. Qué es eso de compartir?

Cundo acabamos con Woodstock volvimos al coche, con nuestra renovada actitud pro-iratodaspartesencoche y nos lanzamos a buscar uno de esos puentes de madera tan míticos, como los de los puentes de MAdison. Bueno este era el condado de Ulster, no de Madison, pero también tiene puentes de madera. En concreto salimos hacia uno junto a la reserva de Ashokan, un bosque junto a un gran lago, que cuando llegamos flipamos un poco porque estaba completamente helado. Habíamos visto otros lagos helados antes,pero este era ENORRRME, y estaba completamente helado.

DSCF3916

El área de visitas de la reserva estaba muy bien, podías ver cómo trabajaban los herreros, carpinteros, etc, del siglo XVIII, lo tenían muy bien conservado, pero estaba todo completamente desierto. No había visitantes ni trabajadores, así que poco pudimos ver, y nos fuimos directos al puente sobre el arroyo Esopus, que estaba un poco abandonadillo, comparado con los del condado de MAdison, aunque no estaba mal, para tener 250 años.

DSCF3943

La tarde empezaba a caer y nos faltaba ver el puerto de Kingston, que no pudimos ver el día antes, porque no estaba en walking distance de la casa. Amateurs. Volvimos  a Kingston en busca del famoso faro. Es curioso que haya un faro en un río, pero es que el Hudson es GIGANTE. A la altura de Kingston tiene más de un kilómetro de ancho, y es su tramo estrecho. Como hay una ensenada con un saliente de tierra, entiendo que pusieron el faro para que los barcos no mocharan. Cuando uno empieza a ver las dimensiones de todo lo natural en este país, empieza a entender que la gente también haga todo mucho más a lo grande, desde las unidades de medida hasta los coches. Todo lo hacen grande porque viven en un sitio en el que todo es grande (silogismo de pacotilla sin fundamentar, ejem).

En la parte de tienditas del río no podíamos ver el faro, así que qué hicimos? coger el coche y buscarlo desde el coche! :D Hicimos bien, porque aunque en el mapa estaba cerca, igual estaba a 5 km. Y la noche caía poco a poco.

Llegamos a un parquecillo en la unión del Hudson con la ensenada de la que hablaba antes, que es una ensenada artificial donde tienen muelles para barcos de recreo (esto en verano tiene que ser una fiesta de veleros…). Vimos que había una playa en el río, pero lo más impactante (al menos para mí) es que el río estaba congelado! COn toda su anchura y magnitud! No había visto nunca un río congelado, y no me lo esperaba por estas latitudes a finales de marzo, pero ahí estaban los bloques de hielo moviéndose lentamente

Pues nada, cruzamos por los hielos o vamos al puente?

Pues nada, cruzamos por los hielos o vamos al puente?

DSCF3955

a la derecha se ve, por fin, el faro!

DSCF3958

 

Cuando anocheció volvimos a nuestro barrio holandés y buscamos algún sitio para cenar. Encontramos uno llamado Cafe East, que nos había recomendado la dueña de la casa. Muy buena elección. Era comida fusión oriental (o algo) y bueno que la hamburguesa estaba buenísima. Las cervezas de brewerys artesanas, de goce.  Yo probé la Smuttynose IPA, de New Hampsire. GOCE. La verdad es que no he visto un país en el que haya tanta variedad de cervezas artesanas de minibrewerys (en Bélgica hay mucha mucha más variedad pero no estoy seguro de que fueran artesanas la mayor parte de ellas)

Ante de irnos al sobre, pasamos por otro bar que nos habían recomendado: Stockade Tavern. El auténtico bar americano, con poca luz, gente sola en la barra contándole sus penas al camarero, y mesas con gente dándolo todo. Nos sentamos en la barra y pedimos unos cócteles, que eran mucho mas baratos que en NYC, aquí a unos 8 dólares más tip, frente a los 15 más tip de NYC. Nos los pusieron con la mítica servilleta. Tan de peli..

DSCF3968

El sitio molaba y el camarero super majo,  me recordaba un poco a Dan Akroyd. DEspués de los cócteles tiramos para el hogar, a las cálidas mantitas y mullidas almohadas. Había que aprovechar antes de volver al duro futón de ikea de NYC.

 

30 Mar

Nueva York para Calabacines – 8. Sácame de aquí!

Podrán deciros lo que quieran, pero Nueva York es un sitio que estresa. Si vienes en plan turistilla de visita rápida a ver lo típico con todo super organizado, pues ni tienes tiempo. Pero cuando vienes más de relax como yo, acaba agobiando. Más aún si tu calle se llena de bomberos, policías y empleados del gas 24×7.

Así que el segundo fin de semana decidimos largarnos a conocer el frío norte. La idea era conocer un poco más el estado de Nueva York, la parte rural de lo que tiene como punta de lanza a esta ciudad asfixiante. Aunque costó moverse por infierno de calles de NY (no es que sea difícil por las calles, si no porque es un caos, me recordó mucho más a nepal que a Europa, cada uno por su lado, parando donde les da la gana, ciclistas yendo por cualquier lado, peatones por todas partes, giros prohibidos, carriles que cambian de repente…), conseguimos salir a medio día para plantarnos a comer en Cold Spring, un mítico sitio de veraneo que ahora en invierno estaba un poco tristón, pero en el que se comía muy bien.

Antiques, antiques...

Antiques, antiques…

Tienen también buenas cafeterías y la calle principal tiene vidilla incluso en estos meses de invierno. Es curioso porque hay un montón de tiendas de antigüedades, que no sé de qué puñetas vivirán. No sé quién va a comprar antigüedades durante todo el invierno…

El restaurante posada con vistas al Hudson. Parece un super restaurante super élites, pero como tantos otros americanos, sólo dan hamburguesas y sandwiches!

El restaurante posada con vistas al Hudson. Parece un super restaurante super élites, pero como tantos otros americanos, sólo dan hamburguesas y sandwiches!

Anyway, un puebo bonito y con una carretera para llegar junto al Hudson que da unas buenas vistas del interior nordeste de los USA.

El Hudson, bastante líquido

El Hudson, bastante líquido

El sábado había Easter eggs hide 'n' seek!

El sábado había Easter eggs hide ‘n’ seek!

A media tarde llegamos a Kingston, la antigua capital del estado de NY, antes de que se trasladara a Albany (mítico Albany, es la ciudad de la que tienen matrícula los coches robados de las pelis, o de Albany o de Reno, Nevada). En fin, Kingston parecía una ciudad un poco fea, tipo las que se pueden ver de la america profunda en, por ejemplo “Acción civil”, mientras que yo esperaba un pueblo tipo del de Beetlejuice.

La chabola molaba mucho

La chabola molaba mucho

Aparcamos las cosas en la casa pillada por Airbnb, una casa victoriana que la gozas, muy muy bonita y acogedora, y tras despedirnos del perro, Chongo, un corgi muy mofas y muy majete, fuimos a pie a descubrir el centro de Kingston, que finalmente vimos que no estaba tan mal, hay una zona en el centro que es muy bonita y ciertamente recuerda más a Beetlejuice que a A civil action.

1  de N iglesias holandesas que íbamos a ver por la zona. Básicamente, toda Holanda se vino al estado de Nueva York en el siglo XVIII

1 de N iglesias holandesas que íbamos a ver por la zona. Básicamente, toda Holanda se vino al estado de Nueva York en el siglo XVIII

LA pascua se acerca

LA pascua se acerca

Una calle de Kingston

Una calle de Kingston

Fichamos restaurantes para el día siguiente, ya que teníamos la cena comprada ya, y nos fuimos a nuestra super casita, que era lo contrario de NY. Acogedora, tranquila, mullida, calentita y agradable.

 

28 Mar

Nueva York para Calabacines – 7. Fire, exclamation mark.

El jueves empezó tranquilo. Como tocaba currar, yo me fui pronto hacia el norte, a la Frick Collection. ESta galería de arte situada en la 70 es absolutamente impresionante, yo diría que la mejor de Nueva York, pero no es muy conocida en los circuitos turísticos. La gente siempre va al Moma o al Met. Pero aquí está the real deal! Resulta que Henry Frick era un tipo con mucha mucha mucha pasta, y con buen gusto para el arte, así que el tipo se hizo una super casa en la 5ª avenida y empezó a poner allí todo su arte coleccionado, que es sencillamente increíble. Tiene varios Reembrandts, incluido un famoso autorretrato, Monet, Renoir, Velázquez (sí, volvemos a vernos, Felipe IV!), Bellini, Constable, el Greco, Vermeer, Gainsborough y un largo largo etcétera. Puestos con exquisito gusto, algunos incluso con sorna, como retratos de los miembros de un matrimonio que se habían separado, puestos frente a frente. Creo que si vienes a NY y quieres ver arte, deberías pensar en esta colección antes que en cualquier otro museo.

Cogí el metro para volver a casa, y me reuní allí con Irantzu y nos pusimos a comer. Al acabar, nos echamos un poco en la cama, había cansancio del Arlene’s Grocery del día antes. Llevábamos 30 segundos tumbados cuando se oyó.

Fue un ruido fuerte, aunque no excesivo. Vino acompañado por un bamboleo del edificio, que dio un poco de cosa. Yo pensé por el ruido que se había chocado un camión contra el edificio o así. No fue un ruido ensordecedor. Rápidamente nos pusimos las playeras y el abrigo y bajamos, ya que desde la ventana de Irantzu sólo se ve la calle 6.

Al llegar a la calle, ya había un camión de bomberos allí, y varios coches de policía. Dios son RÁPIDOS! El restaurante japonés en el que habíamos cenado el viernes había volado por los aires y estaban todos sus restos esparcidos por la segunda avenida. SAlía bastante humo y había gente descolgándose por la escalera de incendios. No parecía haber fuego, pero el humo…

DSCF3843

Empezaron a llegar más y más bomberos y policía. Al principio no había perímetro de seguridad pero empezaron a ampliarlo más y más… Daba un poco de rollo porque no se sabía por qué había sido la explosión. Pero tampoco se vieron demasiadas escenas de pánico.

La gente estaba tranquila, curiosa. Vimos en la azotea de nuestro edificio a dos tipos, y dedujimos que se podía subir! así que para salir de la calle fuimos hacia la azotea.

IMG-20150326-WA0003

Empezó a llegar más y más gente de emergencias y se empezó a ver fuego por la fachada. Pero tampoco parecía haber mucho movimiento, así que nos volvimos a meter en casa para ver alguna serie y quitar el mal trago. EL caso es que nos volvimos a tumbar un poco y de pronto otra explosión. Más suave que la anterior pero con la que también tembló el edificio. Ahí ya la cosa fue más preocupante. La sensación era de que no tenían controlado el tema, así que ahí ya sí cogimos todo y nos largamos echando betún del piso. Al bajar estaba ya todo acordonado desde la calle 10 hasta la 3. Tuvimos que atravesar varios cordones policiales para llegar a fuera del perímetro.

DSCF3845

Nuestra casa es la blanca del fondo, recubierta de humo :D

Estuvimos un buen rato andando por calles aledañas, por si veíamos algo. Todo lo que conseguimos ver fue al alcalde Bill de Blasio en una rueda de prensa que se marcó allí en medio de la calle St Marks. We support our firefighters!

Nos metimos en un café The Bean de la primera, sorteando a los policías, bomberos, gente del gas, y periodistas, y allí vimos que el edificio del japonés se había derrumbado. Ahhhh, eso había sido el ruido de la segunda explosión, un edificio yéndose al carajo. Estuvimos un buen rato más viendo la zona cero, pero llegó un momento que decidimos irnos. Sin embargo queríamos pasar por casa primero, ya que habíamos cogido el portátil “por si acaso” y queríamos dejarlo. La policía flipó con que quisiéramos entrar en el edificio y nos acompañaron hasta la puerta (supongo que no descartaban ninguna hipótesis y tenían miedo de que alguien fuera a liarla en el edificio contiguo). Al llegar a la 2ª avenida vimos que ya habían tirado el edificio contiguo al del japonés (que también había ardido ferozmente). Cogimos las cosas para sobrevivir una noche y salimos. Al salir, delante de nuestro portal había un enorme socavon, los trabajadores de Con Edison estaban revisando tuberías de nuestro edificio y había una humareda espeluznante que llegaba hasta la 3ª y la 1ª. Con pañuelos en la cara, nos fuimos hacia Chelsea.

Una explosioncilla de gas no iba a arruinar nuestro plan de gochear canapés y vino en las galerías de arte que se inauguran. Así que nos dimos una caminata literalmente hasta la otra punta de la isla, hasta la 10ª avenida, y quedamos con las amigas de Irantzu.

DSCF3822

Entramos en varias galerías, a la caza de vino gratis. Parece que llegamos tarde a todas ellas, ya que no había mucha gente, y tampoco vino. Además, el arte expuesto era bastante mediocre.

Por fin una galería que mola

Por fin una galería que mola

Sin embargo al final conseguimos entrar en una en la que había muchísima gente, todo gente rarísima, claro. El vino no se veía por ninguna parte, pero las obras expuestas, sobre Cuba, eran muy muy interesantes. Buenas fotos y buen ambiente. Estuvimos un rato codeándonos con la jet set artística y salimos al frescor de nuevo. Eran las 8 y media y no teníamos muy claro el plan, pero yo no quería volver aún a la zona cero. ASí que dimos con el plan perfecto: subir a una azotea de la quinta avenida a tomarnos unas cañas!

Resulta que en la 5ª con la 27 hay un edificio bastante alto que tiene una azotea con restaurante y bar. Estilo Vietnam pero mucho mucho más guapo. Y con vistas al Empire state y demás.

DSCF3853

ASí que allí subimos y echamos la tarde con cervezas de a 9 dólares. Bastante bien

Se echó la niebla y lo hizo todo más espectacular

Se echó la niebla y lo hizo todo más espectacular

DSCF3861

Al final, decidimos volver a casa con un poco de tensión, sin saber qué nos encontraríamos. Fue bastante sorprendente cuando vimos que el edificio de la esquina, que en principio no había sido afectado, era ahora un montón de escombros adicional. Había todavía muchísimos bomberos, policías y trabajadores, y 4 escaleras de bomberos seguían echando agua al montón de escombros humeante. También había bulldozers y camiones de escombros.

ME acerqué a preguntar a un bombero si era safe quedarse en nuesttro edificio. Me dijo muy serio “you live there??? i wouldn’t even think of going back in there” Me quedé de piedra, y él empezó a reírse “no, you’re fine, your building is safe” Maldito bombero que me vaciló! Pero bueno, son majetes y te atienden muy bien.

A la cama. Con el ruido de las bombas, generadores y martillos neumáticos.

Mañana nos largamos de esta ciudad.

 

Top