04 Mar

Sugar Free January: S01E04 Season Finale no-fake one link

Ya estaba tardando en poner el final de mi experimento sin azúcar, que acabó hace casi un mes.
El mes concluyó con un asalto a las barras de chorizo y lomo salmantinos que tenía guardadas desde navidad y que me han durado menos de 15 días. Al día siguiente, y de hecho la semana siguiente entera, comí todos los días macarrones con tomate, el grandísimo ausente de mi mes, y lo único que realmente acabé echando en falta. En cuestión de peso, algo colateral, perdí unos 3 kilos a lo largo del mes, si bien no sé si pueden ser enteramente achacables a quitarme ciertos alimentos o también tiene que ver las palizas que me he dado subiendo muebles a mi casa nueva.
En lo que más me interesaba de todo este asunto, he descubierto algunas cosas:

  • Los días siguientes a terminar el mes, probé un par de cosas muy dulces y me desagradaron bastante. Un mes después ya me he reacostumbrado al azúcar y no hay nada que me parezca desagradablemente dulce. El primer colacao que me tomé no me agradó demasiado, pero  ya he vuelto a tomar colacaos normales (en mi caso normal es 50% colacao, 50% leche) de vez en cuando.
  • He estado este mes posterior prácticamente sin comer pan durante la comida, algo que antes comía compulsivamente mientras esperaba de plato en plato, y que me quité durante el sugar-free. Ahora eso se ha reducido (hasta casi 0 al principio, pero va pasando el tiempo y voy recayendo en comer pan como un tonto, aunque esto voy a intentar contenerme)
  • Me he quitado las palmeras de media mañana definitivamente. No tengo que resistirme a la tentación porque directamente no me apetecen.  También he quitado las chiquilín del desayuno y el azúcar de cualquier tipo de infusión, a las que me he acostumbrado ya au naturel. 
  • En general creo que como un poco mejor que antes del mes sin azúcar, aunque este mes como he compensado un poco el ansia, he comido infinidad de macarrones y chorizo y lomo, así que ha sido un mes un poco gordo.
  • Igual relacionado con lo anterior, he de decir que he recuperado el peso que perdí en el mes sin azúcar, y esto tomando mucha menos azúcar y sin bollería industrial ni galletas… Pero claro he metido grasaza e hidratos por un tubo y tampoco  he hecho mucho ejercicio. Veremos si a partir de ahora la cosa se estabiliza.

En general, me parece que ha sido una buena experiencia y me ha ayudado a quitar algunos vicios tontos como echar azúcar a las infusiones, comer mucho pan para rellenar, o comer una palmera cada día, que es un poco salvaje.  Como era de esperar el tema de perder peso era coyuntural, así que no es una buena manera de perder peso a menos que aspires a mantener esa dieta siempre, lo cual es una locura! siempre sin macarrones con tomate? buf…

 

02 Feb

Sugar Free January: S01E03

Tres semanas, tres, de ausencia de azúcar, y ya lo veo como algo normal. Esta última semana no he tenido ningún ansia viva y de hecho creo que voy a seguir con algunos de los nuevos hábitos cuando acabe el mes. Lo que más echo en falta es comer macarrones con tomate cuando alguien lo pide en un restaurante a los que voy a comer entre semana. Bien es cierto que este fin de semana ha sido muy raro porque he estado de mudanza y no sé si en un fin de semana normal habría sufrido más por el chocolate. Pero gud pint.

Por otra parte, la semana pasada me hicieron análisis de sangre en el curro, (ha cuadrado así, lo cual está muy bien), y he visto que mi nivel de glucosa ha bajado ligeramente (muy ligeramente) respecto al año pasado, y sigue manteniéndose dentro de los niveles correctos. Lo demás lo tengo muy parecido al año pasado, y lo que más ha cambiado ha sido una subida algo más significativa del colesterol bueno (HDL), que siempre he tenido en niveles muy bajos (incluso por debajo del umbral), y una bajada también significativa del colestorl malo (LDL), que si bien siempre lo tengo bastante bajo, pues este año más. Esto se lo achaco directamente a la supresión de las palmeras, que azúcar no sé, pero grasazas tóxicas, todas.

En poco más de una semana acabará mi experimento y pondré peso y resultados generales, así como la experiencia de volver a tomar algo dulce, que por lo que he leído no siempre es satisfactoria.

25 Ene

Sugar-free january, S01E02

En episodios anteriores…

ffffwwwoss…
-No comas ese pan! podría tener azúcar!

fwoollllsss
-En serio te vas a pinchar esa palmera de chocolate delante de mí?

fwloaooss
-Me compraré unos cacahuetes de la máquina… un momento… también… tienen…NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Semana 2
La semana 2 de mi mes sin azúcar ha transcurrido bastante bien. Entre semana no he echado en falta nada, y comer sin pan no ha sido un problema como lo fue la semana anterior. Las cenas son un poco más ligeras (aunque ahora como queso, que no es que ayude), y a pesar de haber pasado por una situación de gran estrés el jueves, llevo ya dos semanas durmiendo del tirón todos los días (algo poco habitual en mí).

U uuu pan azúcar at last!

U uuu pan azúcar at last!

Descubrí en el BM un pan que no llevaba azúcar, y en la máquina del curro unos maíces que tampoco llevan (ni azúcar ni dextrosa o similares, que vienen a cumplir la misma función). Éstos solo tienen abundancia de sal, a la que habría que dedicarle otro mes. Del pan ese comí un día y los maíces otro día que se me olvidó el plátano. He comprado también nueces y cacahuetes con cáscara, sin procesar (que son super baratos y ricos) y las nueces menos, pero los cacahuetes me están ayudando a salir del paso en los momentos de vicio.

El 5'ribonucleico de disodio era un poco inquietante, pero azcúcar no es.

El “5’ribonucleótidos de disodio” era un poco inquietante, pero azcúcar no es.

Hablando de esos momentos, el fin de semana ha sido el único momento en el que lo he notado. Estoy de mudanza y el viernes me pegué una buena paliza a bajar cajas y trastos de mi quinto sin ascensor (por cierto sin notar flaqueo de fuerzas en ningún momento a pesar de subir los 5 pisos unas 15 o 20 veces, casi todas corriendo). Pero cuando llegué a casa por la noche necesitaba TOXINA. El cuerpo me pedía una pizza o una hamburguesa o algo muy gordo, que en otro caso me habría metido sin dudar. De hecho, descartadas las pizzas, que por el tomate y masa están fuera, las hamburguesas en realidad pueden estar dentro, el problema es el pan. Estuve un rato buscando en just-eat algún sitio que me mandara algo gordo a casa y que no tuviera posibilidades de tener azúcar. Al final me rayé y cené lo de siempre: fruta, pan de serrín, algo de queso y dos ensaladas, una normal y otra de espárragos (las pongo por separado porque me gustan con dos niveles de vinagre). El sábado me pasó algo parecido. Después de una semana sin tener ningún tipo de apetito de algo explícitamente dulce, al levantarme el sábado quería un colacao con galletas. Lo necesitaba. Es algo que sólo tomo de vez en cuando, ya que mi “receta” del colacao es media taza de colacao y media de leche, así que me queda espesito (y muy muy gordo), aparte de incitar mi apetito de galletas, pudiendo llegar a terminarme un paquete entero. Me costó bastante negármelo, pero al final pude. A la hora de comer lo mismo, acabé de comer y tenía un ansia brutal de comer chocolate. Me sorprendí negociando conmigo mismo (este finde he estado solo en casa) “Bah, por comer unas onzas ahora no arruinas el mes sin azúcar y te quitas el ansia”. Al final ataqué a los cacahuetes y más o menos aplaqué el ansia, pero fue una de las más intensas desde que he empezado el rollo este. El domingo hice otra sesión de bajar cajas bastante intensa, pero como hice una comida contundente (un guiso de costillas), no me quedé con ganas y de hecho casi no cené.

Volviendo a la normalidad, el lunes ya no he echado en falta NADA ni el pan ni el postre dulce.

Creo que la cosa va por buen camino, y lo mismo cuando pase el mes me he quitado el pan de los vicios, y el azúcar del té, que ya me está empezando a gustar sin nada.

En materia de peso, que como ya dije no es la cuestión central, pero en todo caso está bien controlarlo, mi báscula (que no chuta muy bien), me ha dicho esta mañana que estoy en los 75.8, frente a los 79.2 de la semana pasada. Me extraña infinito haber perdido 3.4 kilos en una semana, no me fío de la báscula, pero en cualquier caso creo que sí podría decirse que hay una tendencia a bajar. Veremos la semana que viene.

Top